Archivo diario: junio 4, 2014

Las vibraciones que producen los trenes ponen en peligro la estabilidad del edificio okupa de Can Vies

can-vies-vias-trenes

Peligro. Can Vies se cae. La vibración que producen los trenes del metro y de las vías del ferrocarril cercanas ponen en peligro la estabilidad del edificio que ha servido como centro social a los okupas del barrio Sants de Barcelona desde hace 17 años. Dos informes técnicos advierten del peligro que supone acceder al interior o circular por las inmediaciones.

Los bomberos y la empresa de derribos que participaba en la demolición del centro social han hecho llegar al Ayuntamiento sendos informes en los que se advierte de los riesgos que implica mantener en las actuales condiciones el edificio ocupado durante 17 años por distintos colectivos sociales. Al parecer, un pilar estructural se encuentra seriamente dañado lo que hace prácticamente inviable que se deje en su actual estado. El paso de los trenes, en superficie y bajo tierra, incrementa el riesgo de daños en la estructura de la casa.

Los bomberos creen que el inmueble se puede caer en cualquier momento y desacosneja su acceso al interior e incluso circular por los alrededores. También advierte del riesgo de caída para las personas que circulen por los forjados o por las montañas de escombros.

La emprea encargada de la demolición explica que las tareas que había iniciado se encuentran en un estado “avanzado”, por lo que existen riesgos de colapso o desplome de la estructura del edificio. Recalca también que el cierre de la obra es provisional y sin vigilancia, por lo que es posible que accedan al interior personas sin ninguna preparación desconocedoras del peligro. “Los riesgos irán en aumento”, asegura la empresa que aconseja “retomar de inmediato las labores iniciadas y finalizar la demolición”. También sugiere el cierre del perímetro de la obra con un muro de bloc o de chapa galvanizada “que evite la entrada de personas a la obra”. “En caso contrario, no podemos asumir la responsabilidad civil que comporta”, concluye su informe.

Las negociaciones entre ocupantes y responsables del Ayuntamiento siguen su curso, pero ante la alarma de los técnicos no parece razonable que se permita de nuevo el acceso a Can Vies.

(Imagen Edwin Winkels)