Archivo diario: abril 18, 2014

Los trabajadores del metro de Londres convocan cinco días de huelga por el cierre de 260 oficinas

logo-metro-londres

Se consuma el cierre. El metro de Londres cerrará 260 oficinas de billetes el próximo año, lo que conlleva la pérdida de 950 puestos de trabajo. En protesta por este cierre, los trabajadores del suburbano londinense secundarán cinco días de huelga en las próximas semanas. Miembros del citado Sindicato Marítimo y de Transporte (RMT) celebrarán un primer paro de dos días a partir de las 20.00 GMT del lunes, 28 de abril y, de nuevo, a partir de esa misma hora el lunes, 5 de mayo, durante tres jornadas.

Los primeros dos días de acción industrial se celebrarán antes de un evento planeado en Londres en memoria del exsecretario general del RMT, Bob Crow, y del activista Tony Benn, fallecidos el pasado mes con apenas días de diferencia. El pasado febrero, la disputa por la clausura de esas oficinas ocasionó alteraciones en la capital británica cuando los trabajadores fueron a la huelga. Entonces, todas las líneas del metro, utilizadas a diario por tres millones de personas, se vieron afectadas por el paro de 48 horas, que provocó graves problemas de transporte en la ciudad, con más de ocho millones de habitantes. Una segunda huelga convocada para el pasado febrero fue finalmente desconvocada por los sindicatos para negociar con London Underground (LU).

Durante las protestas llevadas a cabo, el caos se desató en la capital. La protesta obligó a los londinenses a soportar largas filas para tomar el bus, mientras muchos otros optaron por ir al trabajo en bicicleta o en sus coches particulares. La huelga redujo en un 70% el servicio habitual del metro, según los sindicatos, aunque la empresa aseguró que mantuvo trenes en ocho de las once líneas que tiene el tendido del metro londinense.

La compañía pertendía cerrar todas las taquillas de la red con el argumento de que las tarjetas magnéticas que ahora hacen las veces de billete las han convertido en un servicio innecesario. Transport for London quiere ahorrarse así 950 empleos, lo que permitiría reducir los gastos en 50 millones de libras al año (60 millones de euros) y poner en el mercado como espacios comerciales las áreas ahora utilizadas para la venta de billetes.

El metro de Londres, el primero que se construyó en el mundo, registra en días laborables unos 3,5 millones de trayectos y su red conecta una urbe con una superficie de 1.600 kilómetros cuadrados, en la que viven unos 8 millones de personas. Los autobuses urbanos y los ferrocarriles interurbanos juegan también un papel muy importante en la estructura de transporte de la capital londinense.