Archivo diario: marzo 13, 2012

Revés para la alta velocidad tras el derrumbamiento de un tramo en construcción en el centro de China

Un nuevo revés. Las fuertes lluvias originaron el derrumbamiento de una sección de los 291 kilómetros de la línea ferroviaria de alta velocidad en construcción que unirá desde mayo las ciudades de Wuhan and Yichang en el centro de China. La empresa constructora China Railway 12th Bureau Group Co desplazó a cientos de obreros para efectuar la reparación cerca de la ciudad de Qianjiang, un tramo que fue sometido a diversas pruebas antes de la prevista inauguración de la línea en mayo, según las autoridades locales.

Es un nuevo incidente que afecta a la red de alta velocidad ferroviaria china, muy cuestionada por la opinión pública, tras el accidente de julio de 2011 que costó la vida a 40 personas cerca de la ciudad oriental de Wenzhou, y que acusa a Pekín de construir la red demasiado rápido sin atender a la seguridad. El Consejo de Estado (Ejecutivo) decidió posteriormente que la velocidad se redujera por debajo de los 350 kilómetros por hora y que se revisaran e inspeccionaran las infraestructuras.

Desde que entró en funcionamiento la primera línea de alta velocidad hace cuatro años, la red se convirtió en la mayor del mundo, con 9.000 kilómetros y un objetivo de 16.000 en 2015, también con el fin de vender su tecnología a mercados como EEUU, Europa u Oriente Medio.

En diciembre de 2011, 54 altos cargos del Ministerio de Ferrocarriles fueron castigados con despidos, expulsados del Partido Comunista de China (PCCh), degradaciones y expedientes disciplinarios. Al viceministro Lu Dongfu y el ingeniero jefe del ministerio, He Huawu, les fueron también abiertos expedientes y los antiguos ministros, Liu Zhijun, y segundo ingeniero jefe, Zhang Shuguang, fueron destituidos incluso antes del accidente por corrupción.

“En todos los países del mundo hay corrupción, también en los desarrollados”, dijo recientemente el subdirector general de la rama inversora de China Railway Construction Company (CRCC), la mayor constructora de infraestructuras del país sobre la crisis de confianza en la alta velocidad en China.