Archivo de la etiqueta: Javier Fernández

Javier Fernández, profeta en su tierra

javier-fernandez-lopez-museo-ferrocarril

El jurado de los galardones ‘Mierense del Año’ ha acordado otorgar el reconocimiento anual en la edición de 2017 al director del Museo del Ferrocarril de Gijón, Javier Fernández López. El jurado destaca su «incansable aportación al patrimonio cultural e intelectual de la comarca y de toda la región». Entre sus méritos figura el estudio que realiza en la actualidad para el aprovechamiento del antiguo trazado ferroviario de Loredo a Riosa, «con una puesta en funcionamiento de un tren histórico cuyo objetivo principal es difundir el patrimonio industrial del municipio».

El mierense Javier Fernández López, al frente del Museo del Ferrocarril de Gijón desde 1992, es uno de los grandes expertos en el ferrocarril español. Autor de numerosos trabajos sobre el sector, es responsable de diversas investigaciones sobre la historia del ferrocarril. Titulado en Derecho en la Universidad de Oviedo, campo en el que comienza su actividad profesional, desarrolla una gran labor sobre Arqueología Industrial y más concretamente en la historia y preservación ferroviaria asturiana. Precisamente la Universidad de Oviedo le encarga la elaboración del capítulo de bienes muebles ferroviarios del Inventario Patrimonio Industrial de la Consejería de Cultura del Principado de Asturias (1987) y el Ayuntamiento de Gijón el Inventario de Materiales Ferroviarios Asturianos (1991 y 1992).

Entre sus numerosos trabajos publicados pueden destacarse El Ferrocarril de La Robla (1987); la construcción del Ferrocarril de Oviedo a Infiesto (1991); Patrimonio Ferroviario de Asturias: método para inventariado de materiales ferroviarios (1992); la vía estrecha en Asturias (1995); el material motor de los ferrocarriles asturianos de vía estrecha (1995); la colección del Museo del ferrocarril de Asturias (1998); Asturias y el ferrocarril (1998); los trenes y caminos de hierro asturianos (1999); el Ferrocarril de Veriña a La Camocha (2004) y Coches metálicos de Feve (2005). Redactó los capítulos referidos a ferrocarriles asturianos y locomotoras de vapor en la obra colectiva ‘Historia de los Ferrocarriles de Vía Estrecha en España’ (2005) y asumió la dirección científica de la publicación “Gijón: Ferrocarriles Portuarios” (2006).

Fernández es colaborador habitual en publicaciones periódicas de tema ferroviario, corresponsal en Asturias de la revista ‘Líneas del Tren’ y miembro del consejo de redacción de la ‘Revista de Historia Ferroviaria’. Además es responsable de la web ‘Locomotoras de Vapor Preservadas en España http://www.locomotoravapor.com/ y desarrollado trabajos en el campo de la utilización de las nuevas tecnologías del diseño 3D y la simulación informatizada para su aplicación en la recuperación y puesta en valor del patrimonio ferroviario.

Este mierense ha sido ponente en numerosos cursos, seminarios y conferencias sobre arqueología industrial, historia del ferrocarril y museología. Membro del Comité Científico de III Congreso de Historia Ferroviaria (Gijón 2002) y de variados comités organizadores de los actos de conmemoraciones ferroviarias y otros actos relacionados con la materia, ha realizado para diversas corporaciones, empresas y otras entidades numerosos trabajos de asesoría sobre historia del ferrocarril y especialmente sobre la recuperación y puesta en valor del patrimonio ferroviario.

Además de Fernández el jurado ha decidido reconocer el trabajo del impulsor del Club Patín Mieres, Enrique Espina Llaneza; y a la Asociación Cultural y Recreativa Radio Ujo. La lectura del fallo tuvo lugar en el ayuntamiento a cargo del director de la Casa de Cultura y miembro de la directiva de la agrupación organizadora, Ismael González Arias. Se presentaron un total de catorce candidaturas. El acto de entrega de los premios será el próximo 28 de abril en el auditorio Teodoro Cuesta. La cita irá acompañada de otros dos días de jornadas culturales -26 y 27 – con distintas actividades culturales.

Recorrido por la historia ferroviaria de Avilés, con Javier Fernández como maquinista

aviles-estacion-llegada-tren

La llegada del primer tren a Avilés, el 6 de julio de 1890, trajo cambios profundos a la región. Se repetía miméticamente la historia, tal y como había ocurrido en 1837 cuando se inicia la aventura ferroviaria de España, con la apertura del tramo La Habana-Bejucal (no olvide el amable lector que Cuba fue colonia española hasta 1898). Y ahora en Avilés se recuerda, como un viaje iniciático, lo que supuso la llegada del ferrocarril hace 125 años.

El director del Museo del Ferrocarril de Asturias, Javier Fernández López, es el primer maquinista que conduce por este camino de siglo y cuarto, con una magistral charla desarrollada el lunes en el Centro de Servicios Universitarios. Como gran conocedor del ferrocarril español, Fernández expuso no solo la evolución del ferrocarril en estos años, sino los profundos cambios que trajo, que permiten entender algunos de los problemas que nos preocupan en este momento. «Las raíces son industriales y carboneras. En cambio ahora se usa como transporte de pasajeros, cosa que nunca hubieran imaginado los diseñadores de las primeras líneas. Básicamente los trazados no han cambiado», relató en su brillante exposición.

Fernández inició su recorrido en Arnao, que tan de moda se ha puesto entre los arqueólogos e investigadores tras los hallazgos de una antigua línea feroviaria. «Se sabe que en 1834 había un tren minero, con tracción animal, que daba servicio a la mina. Es una de las líneas férreas documentadas más antiguas de España», asegura. Después se lanza hasta 1855, «cuando se construyó el túnel de San Martín, en Salinas, entonces el más largo de España», y en 1880, cuando ‘Eleonore’ comenzó a cabalgar entre Arnao y San Juan. «Fue la primera locomotora de vapor que circuló en la comarca». Y, como no podía ser de otra forma, estaciona durante un rato su parlamento en aquel 6 de julio de 1890. Ese día los avilesinos recibieron por todo alto el convoy pionero. «La línea se abrió para ofrecer una alternativa a Gijón como salida del tráfico de carbones, aunque no llegó a San Juan hasta 1994», y el tren «permitió viajar con comodidad a otras partes de Asturias y a Madrid, trayectos que hasta entonces solo se podían hacer a caballo o en carreta».

El director del Museo del Ferrocarril de Asturias apoya su discurso con la proyección de una serie de fotografías, algunas de ellas inéditas, entre las que destacan dos que muestran la estación de Avilés en la primera década del siglo XX, en una de las cuales posa toda la plantilla.

Fernández también alude a ‘La Chocolatera’, «un tranvía muy modesto que desde finales del siglo XIX hasta poco antes de la Guerra Civil unía Ávilés con Salinas, impulsando su desarrollo urbanístico. Las locomotoras, de vapor, eran inglesas, y el nombre viene de las chocolateras que se utilizaban entonces, una especie de jarras que echaban mucho vapor».

‘El Carreño’ centra otra parte de su exposición. Este tren de vía métrica -hasta hace poco Feve y ahora integrado en Adif-, «se llama así porque lo puso en marcha la Compañía de Minas de Hierro y del Ferrocarril de Carreño. Iba de las minas a El Musel y los nuevos propietarios, el Banco Urquijo, la prolongaron hasta Avilés para dar servicio a pasajeros. Hasta que llegó a Gijón, ya en los cincuenta, el viaje desde El Musel se hacía en tranvía, por lo que trayecto duraba hora y media». En esos mismos años «se inauguró el tramo Avilés-Pravia aunque la línea Gijón-Ferrol, no se completó hasta 1972, cuando se inauguró el tramo Luarca-Vegadeo». Al igual que la ancha, la vía estrecha se diseñó «bajo las coordenadas de mercancías», incidió.

La ponencia de Javier Fernández abría el ciclo con el que el Aula de Cultura de La Voz, con el patrocinio de Cafés Toscaf y la coordinación de Armando Arias, conmemora el 125 aniversario de aquel primer convoy, un tren de pasajeros propulsado por una locomotora de vapor que llegó a Avilés procedente de Villabona el 6 de julio de 1890. El ciclo se completa con otras tres charlas, los lunes 15, 22 y 29, impartidas por expertos que ofrecerán miradas desde distintas perspectivas sobre la realidad ferroviaria de la comarca, una mesa redonda, el 6 de julio, también lunes, en la que representantes de los grupos políticos de la nueva Corporación debatirán sobre el futuro del tren en la ciudad y una exposición pictórica firmada por José L. Ibáñez. Su título, ‘Trenes’.

(Fuente ‘El Comercio’ de Gijón)

El Museo del Ferrocarril de Gijón trabaja con Mieres para rescatar el tren minero a Morcín

museo-ferrocarril-gijon-averinos-tren-minero

Otro tren histórico en proceso de recuperación. El Museo del Ferrocarril de Gijón asesora a la asociación cultural ‘Los Averinos’ y al Ayuntamiento de Mieres para rescatar el tren minero entre La Pereda y La Foz (Morcín) con usos turísticos. El colectivo vecinal pretende recuperar el antiguo recorrido centenario, desde su salida en La Pereda hasta el valle de Frechura, donde muere actualmente el trazado, con fines turísticos. La posibilidad de recuperar la vieja línea hasta La Foz aliementa la esperanza de instalar vehículos lanzadera para subir a zonas tan espectaculares como el Angliru, el Monsacro o las minas de Texeo”.

La iniciativa para la recuperación del antiguo ferrocarril minero de La Pereda a La Foz encontró el respaldo de los alcaldes de Mieres y Morcín, Aníbal Vázquez y Jesús Álvarez Barbao, respectivamente, que durante el acto de conmemoración del centenario del nacimiento de este tren a mediados de noviembre mostraron interés por este proyecto. Morcín cree que es posible destinar fondos europeos de Desarrollo Rural para abordar la iniciativa; Mieres coincide en que el plan puede potenciar el futuro económico explotando las bondades que ofrece el territorio. De momento, y con el apoyo del Museo del Ferrocarril, el proyecto sigue su curso.

El director del museo, Javier Fernández, acompañado por sus colaboradores, acudió hace unos días hasta la senda por la que antiguamente pasaba el ferrocarril para tener una primera toma de contacto. Fernández explicó que sería necesario actualizar un anteproyecto que se redactó hace ya algunos años. El director del centro gijonés aseguraba hace unos días en ‘La Nueva España’ que “las posibilidades son infinitas. Está en un estado perfecto para la recuperación de este tren histórico, que cuenta además con un paisaje espectacular“. Profundo conocedor del ferrocarril español, Fernández mantiene que “el trabajo de cantería realizado aquí es como el de las mejores catedrales del ferrocarril, tanto en muros como túneles y puentes”.

El centro museístico gijonés cuenta con una experiencia dilatada para sacar adelante trenes históricos. Su trabajo con el tren minero de Samuño, en Langreo, y también con otras iniciativas fuera de la región, es de sobra conocido. “En España hay unos ocho ferrocarriles históricos en funcionamiento, y cada año se suman nuevos proyectos, porque son una fuente de turismo como se ha podido comprobar con Samuño”, remarcó Fernández. En este caso, el papel del museo “será de asesoramiento, porque dinero no tenemos; pero sí podemos apuntar qué se puede hacer o las fórmulas de gestión, aportando nuestra experiencia”.

Tras esta primera visita, el director del Museo del Ferrocarril y sus colaboradores tendrán que volver a la senda y hacer un recorrido completo por la línea. También deberán actualizar el informe existente y realizar un estudio preliminar para determinar las posibilidades del proyecto, enfoques sobre la inversión necesaria y los plazos necesaruios para lleva a buen término esta experiencia.

La recuperación del patrimonio industrial de la comarca puede abrir nuevas oportunidades de negocio y creación de empleo. De momento, la iniciativa del colectivo ha dejado señal en este antiguo trazado, que dejó de utilizarse para el transporte de mercancías en 1969. Una placa conmemorativa recuerda el pasado histórico del tren, hoy convertido en senda verde desde Lloreo hasta el valle de Frechura.