El túnel ferroviario bajo el Bósforo que conecta el lado europeo y asiático se abrirá el 29 de octubre


marmary-proyecto

El Gobierno de Turquía ha completado con éxito la prueba del túnel ferroviario bajo el estrecho del Bósforo que conectará los lados europeo y asiático, en el primero de varios mega proyectos planificados para la ciudad de Estambul. El túnel, que medirá 13,6 kilómetros -incluyendo un túnel sumergido de 1,4 kilómetros- será el más profundo de su tipo en el mundo. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan -que este domingo realizó el primer viaje en tren a través de esta galería- ha afirmado que el proyecto ha tardado 150 años en realizarse y que conectar ‘Londres con Beijing’ servirá no sólo a aquellos de Estambul y Turquía.

La construcción del túnel comenzó en el año 2000 a través de un consorcio entre Japón y Turquía, financiado con fondos procedentes del Banco de Japón para la Cooperación Internacional (JBIC) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Este túnel es parte de un proyecto mayor denominado ‘Marmaray‘. Tendrá un coste estimado de 5.000 millones de dólares (más de 3.700 millones de euros) y que, pese a haber sufrido numerosos retrasos, ha sido programado para abrirse al público el próximo 29 de octubre, Día de la República turca.

El proyecto incluye la ampliación de las líneas ferroviarias suburbanas, que crearán una línea de 76 kilómetros para, según el Gobierno, transportar a 1,5 millones de personas diarias a través de las dos partes de Estambul. También contempla la construcción de un canal paralelo al Bósforo para facilitar el tráfico de embarcaciones, uno de los aeropuertos más grandes del mundo, el tercer puente sobre el río y una gran mezquita con vistas a la ciudad.

Además de suponer un enlace ferroviario fijo entre Europa y Asia, el proyecto Marmaray se percibe también como una forma de acabar con la legendaria congestión del tráfico en Estambul. La línea tendrá una capacidad de 75.000 viajeros por hora y dirección, y se espera que beneficie a un millón de viajeros al día.

La flota de diez automotores eléctricos, de diez y cinco coches que cubrirán los servicios Marmaray ha sido fabricados por Hyundai Rotem, con un coste de 580 millones de euros. En total, habrá 440 coches, que consisten en cajas de acero inoxidable de veintidós metros de longitud. Parte de su producción la realizará localmente Eurotem, que da nombre al negocio de participación conjunta formado por Hyundai Rotem y el fabricante turco de material rodante Tüvasas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.