Archivo diario: febrero 27, 2009

Dictamen: fallo humano

El tren de Feve que descarriló el pasado lunes cuando circulaba entre Oviedo y Santander iba prácticamente al doble de la velocidad permitida en la curva en la que se salió de la vía, a la altura de la localidad asturiana de Soto de Dueñas. El convoy superaba los setenta kilómetros por hora cuando el límite permitido en la curva era de cuarenta kilómetros, según ha precisado le director de Feve, Amador Robles Tascón.

“Un fallo humano” es el dictamen fibal de Feve que ya ha abierto un expediente informativo al maquinista y que probablemente se cerrará con una “falta grave”. La compañía verificó primero que el estado de las vías no intervino en el descarrilamiento y, posteriormente, que ningún componente de la seguridad del tren estuviera dañado. Robles ha admitido que la infraestructura ferroviaria está preparada para que se supere en “algo más” la velocidad permitida, pero el conductor del convoy superó los límites de tolerancia, que oscilan entre cinco kilómetros, y casi duplicó los parámetros establecidos.
Sigue leyendo