¿Exceso de velocidad?


La empresa Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE) baraja el exceso de velocidad o un fallo mecánico como posibles causas del descarrilamiento de un tren regional que ayer cubría el trayecto Santander-Oviedo y que causó heridas de gravedad a dos mujeres y leves a otra decena de viajeros.

La compañía ha descartado el estado de la vía como probable causa del accidente ya que «se encontraba y se encuentra ahora mismo en perfectísimo estado», y ha centrado la investigación en «el factor humano o algún fallo mecánico», según ha informado hoy el director general de la empresa, Amador Robles. El maquinista, un empleado «formado en la casa» con dos años de experiencia en ese puesto, «tiene la percepción de que hizo lo correcto» y que respetó el límite máximo de velocidad de 40 kilómetros por hora para ese tramo de vía curva, paralela al río y a la carretera, en la proximidad de la estación de Soto de Dueñas. Robles ha admitido que los viajeros creen que el convoy circulaba a mayor velocidad, aunque este aspecto se está investigando al igual que la posibilidad de un fallo mecánico, lo que quedará esclarecido en los próximos días con el análisis de la «caja negra».

De la quincena de heridos en el accidente, tres de ellos continúan hospitalizados, dos mujeres en el Hospital Central de Asturias, en Oviedo, y un hombre, en el de Arriondas. La mujer que presenta un estado de mayor gravedad es una ciudadana holandesa que fue intervenida quirúrgicamente en el HUCA por un desgarro facial que obligó a colocarle placas de titanio en el rostro y se espera que sea dada de alta la semana que viene.

FEVE indemnizará a todos los lesionados por los daños ocasionados e intentará llegar a acuerdos sobre las cantidades, según ha manifestado el director general.
El accidente ocurrió hacia las 12.25 horas de ayer cuando el tren regional que iba en dirección a Oviedo se salió de la vía entre Ozanes y Soto de Dueñas, en el concejo de Parres, en el oriente de Asturias.

El servicio ferroviario en ese tramo ha vuelto a la normalidad a primera hora de esta mañana, tras haber quedado interrumpido en un primer momento y haberse limitado posteriormente la velocidad a 20 kilómetros por hora.

Una respuesta a “¿Exceso de velocidad?

  1. Ángel del Álamo

    El segundo paradigma se gesta en 1500 víctimas del accidente del Titanic, abril de 1912, en cuyo estudio se partió de las siguientes premisas:
    1.- Asumir la máxima velocidad posible.
    2.-Asumir una velocidad tal que, ante un peligro inesperado, no puedan ser controlados los movimientos.
    3.- No moderar la velocidad ante un aviso de peligro.

    Se concluyó que:
    1.- Un accidente por esas causas se consideraría desde entonces Imprudencia temeraria por exceso de velocidad.
    2.- Velocidad adecuada es la máxima siempre que dominemos los movimientos, incluso la detención inmediata.
    3.- Si el Titanic hubiese llegado a Nueva York un día antes no hubiese existido ningún exceso de velocidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.