Archivo de la etiqueta: macropedido

Renfe ‘activa’ el segundo lote con Talgo

Renfe ha decidido poner en marcha el segundo lote del ‘macrocontrato’ de suministro y mantenimiento de treinta nuevos trenes AVE que la compañía ferroviaria adjudicó a Talgo en noviembre de 2016. El contrato supuso el inicio de la fabricación inmediata de quince trenes que ahora se amplía en otras quince unidades, con lo que se dobla la cartera de pedidos en las factorías de Talgo de Rivabellosa y Las Matas.

Renfe ‘activa’ este segundo lote apenas cinco meses después de la firma del contrato, con el fin de tener así disponibilidad de todos los trenes en un menor horizonte temporal, según detallan fuentes de la operadora. El conjunto del pedido supone una inversión total de 1.300 millones de euros, de los que unos 500 millones corresponden al segundo lote, según destacó el pasado viernes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su intervención en Sevilla con motivo de los 25 años de la puesta en marcha de la Alta Velocidad.

La compañía ferroviaria comenzará a recibir los trenes del primer lote en algo más de tres años (38 meses) desde la firma del contrato. Con la incorporación de estos treinta nuevos trenes, Renfe elevará en un 33% su actual parque móvil de AVE, integrado por 89 unidades, que incluye los trenes que se compraron a Alstom para el AVE más veterano, el Madrid-Sevilla, que precisamente este viernes conmemoraba su primer cuarto de siglo.

El parque actual se completa con los trenes que posteriormente encargados a Siemens, Alstom y Talgo paras las líneas que se han ido poniendo en servicio posteriormente, como el AVE a Barcelona o a Valladolid. Renfe cuenta con más de 200 trenes de alta velocidad, una de las flotas más modernas y versátiles de Europa, en la que conviven unidades diseñadas para circular por vías de ancho internacional (o ancho UIC, que en España equivale a la alta velocidad) y ancho convencional (peninsular). Combinan diferentes sistemas de señalización a bordo. Además de la serie 100 (y sus posteriores derivaciones 100R, 101 y 100F), Alstom proporciona también la 104 y 114; CAF las 120, 120.050 y 121; Talgo, las 102-112, 130, 750 y, junto a Siemens, la 103.

Con el aumento del parque de trenes, la operadora busca dotarse de material para explotar las líneas AVE actualmente en construcción a medida que vayan entrando en servicio. Para los próximos años está previsto que termine la construcción de la conexión a Galicia, a Granada o Almería, entre otros destinos. El pedido de 30 nuevos trenes que suministrará Talgo, que constituyó el primer contrato de material ferroviario de la última década, no se destinará a líneas concretas, sino que que Renfe los empleará en función de sus necesidades, según detalló la compañía cuando adjudicó el contrato.

Renfe pretende prepararse para el escenario de liberalización del transporte de viajeros en tren previsto a partir de 2020, cuando otros operadores podrán entrar a competir con la compañía pública. El tren que suministrará Talgo es el ‘Avril’, el modelo de tren de ‘muy alta velocidad’ desarrollado por el fabricante de trenes español. Se trata de un vehículo capaz de circular a una velocidad máxima de 363 kilómetros por hora y transportar hasta 600 viajeros. Para ello, cuenta con los coches más anchos del mercado, y una de sus dos hileras de asientos dispone de tres plazas.

…Y de nuevo Renfe retrasa otro mes la resolución de su ‘macropedido’ de 30 nuevos trenes

parque-renfe-guardar-large

Otro mes de retraso…y van… Renfe prevé que el próximo mes de noviembre pueda adjudicar el contrato de suministro de sus treinta nuevos trenes de Alta Velocidad, un pedido valorado en 2.642 millones de euros que incluye el mantenimiento de los vehículos durante cuarenta años. La operadora resolverá por vez primera en su historia en un acto público el concurso promovido para elegir al fabricante de su nueva generación de trenes.

Renfe dirimirá así su ‘macropedido’ de trenes casi un año después de que lo pusiera en marcha en diciembre de 2015, si bien en mayo de este año tuvo que relanzar el proceso para suprimir los puntos que se otorgaban por fabricarlo en España a raíz de una reclamación representada por Bombardier. El contrato consiste en suministrar quince trenes de Alta Velocidad y un pedido adicional de quince trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades. La operadorae busca un tren que circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de gran capacidad, que pueda transportar a un mínimo de 400 viajeros.

La compañía ferroviaria pública sigue así adelante con el ‘megacontrato’, su primera compra de nuevos trenes en al menos la última década, que además se dirimirá tras la constitución de un nuevo Gobierno si finalmente tiene lugar la investidura de Mariano Rajoy como presidente a finales de este mes de octubre. Talgo, CAF, Alstom y Siemens son las cuatro compañías que se mantienen en la puja por este pedido, tras quedar recientemente descalificada Bombardier, al no adecuarse su oferta a los pliegos del contrato.

Renfe ultima el análisis de las ofertas técnicas de los trenes presentados por cada uno de los fabricantes, un estudio que prevé concluir en los próximos días. Una vez finalice este trabajo, la operadora convocará un acto público, previsiblemente para las primeras semanas del próximo mes de noviembre, en el que se anunciará la puntuación otorgada a cada una de dichas ofertas técnicas e, inmediatamente después, procederá abrir los sobres con las ofertas económicas.

En este acto público se dirimirá la empresa finalista o potencial adjudicataria, que será aquella que logre la mejor puntuación total. Renfe recurre por vez primera a este sistema de adjudicación, el que se utiliza en todos los grandes grandes contratos internacionales, en línea con su objetivo de que todo el proceso de contratación de los trenes se realice con la máxima transparencia y seguridad jurídica. El contrato no se resolverá en una reunión del consejo de administración de Renfe, como ocurrió con los grandes contratos de material rodante realizados en ejercicios anteriores.

El consejo de la operadora deberá analizar y, en su caso, ratificar la propuesta de adjudicación al fabricante finalista que le eleve la mesa de contratación tras la apertura pública de sobres. Renfe tiene justificado el contrato en la necesidad de asegurarse de que en los próximos años contará con nuevo material para atender el previsto aumento de viajeros derivado del incremento de la movilidad y la puesta en servicio de nuevas líneas AVE.

El pedido contribuirá a la recuperación económica y dinamizará el sector de la fabricación y el mantenimiento de trenes, después de años en los que los centros que las multinacionales del sector tienen en España han tenido que centrarse en pedidos para el exterior.

Cinco fabricantes siguen en la puja por el ‘macrocontrato’ del AVE de Renfe

parque-renfe-guardar-large

Los fabricantes de trenes Siemens, Talgo, Alstom, Bombardier y CAF retoman esta semana la puja por el contrato de suministro a Renfe de treinta trenes de Alta Velocidad y su posterior mantenimiento durante cuarenta años, un pedido valorado en 2.600 millones de euros. Bombardier se suma así a la nueva puja que Renfe tuvo que abrir como consecuencia del recurso que esta compañía canadiense presentó contra los pliegos originales del concurso ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC).

Este organismo instó a la compañía ferroviaria a suprimir de las condiciones del contrato el punto que favorecía la fabricación del pedido en España y, por lo tanto, a volver a sacarlo a concurso. De esta forma, los fabricantes de trenes que ya el pasado 17 de mayo presentaron sus ofertas a Renfe en el marco de concurso original, el licitado en diciembre de 2015, volverán a concurrir ahora al promovido en junio.

Todos ellos, además de con Bombardier, que se suma ahora a la competición tras no concurrir a la primera, presentan este viernes, 29 de julio, a la compañía pública que preside Pablo Vázquez las propuestas con las que pretenden convertirse en el suministrador de la próxima generación del tren AVE español.

El contrato no sólo supone el suministro de un ‘macropedido’ de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad, sino que además garantiza una cartera de negocio para cuarenta años, el del posterior mantenimiento de los vehículos durante toda su vida útil.

Renfe busca un tren de gran capacidad, esto es, que pueda transportar a un mínimo de 400 viajeros, y que además circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora. Con este ‘macropedido’ de nuevos AVE, que la operadora ferroviaria pública adjudicará a un sólo fabricante, la empresa pretende modernizar su parque de trenes y prepararlo para el paulatino aumento de la red de AVE y de la demanda de viajeros.

A pesar de su repetición, el concurso afronta la misma incertidumbre que en su primera edición, la de celebrarse en un contexto con un Gobierno en funciones y pendiente de la formación de un nuevo Ejecutivo, factores que arrojan incertidumbre sobre el efecto que puede tener en la resolución del contrato.