Archivo de la etiqueta: Inglaterra

Talgo fabricará en Inglaterra si se hace con la HS2

El presidente de la empresa fabricante de trenes Talgo, Carlos de Palacio, asegura que si se hacen con el contrato para construir 54 trenes de alta velocidad en el Reino Unido, instalarán una fábrica en Inglaterra. De Palacio, que se ha reunido con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en la embajada española en Londres, explica que hacerse con este contrato, que supone la construcción de 54 trenes, que circularían a más de 300 kilómetros por hora (km/h), para la línea de alta velocidad HS2, sería “un éxito enorme para España”.

Talgo compite con cuatro empresas internacionales para este contrato que comprende la fabricación y mantenimiento de los trenes para una nueva línea que conectará Londres y Birmingham para 2026 con un trazado de 226 kilómetros. De Palacio matiza que el único hándicap del proyecto, con un importe de 3.200 millones de libras (3.600 millones de euros), es que aún no están establecidos en el Reino Unido, cosa que ya han notificado que ocurrirá si consiguen el contrato.

“La mayoría de los trenes se fabricarían en Inglaterra, aunque los primeros se tendrían que hacer en España porque la ingeniería británica tendría que aprender de la española”, apunta. De Palacio explica que la mayoría de trabajadores de la posible fábrica serían ingleses “porque no hay otra opción posible”, aunque señaló que “habría una parte española porque la tecnología es española“. De hacerse con este contrato, el éxito sería “no solo para Talgo, ya que la tecnología española construiría los primeros trenes de muy alta velocidad que habría en Inglaterra. Estaría al mismo nivel de éxito del AVE de La Meca“, añade.

En la reunión con De la Serna, De Palacio pidió al Gobierno español que explique al Gobierno británico “quién es Talgo y cuál es su tecnología“. “Queremos que les inviten a visitar el tren de alta velocidad para que lo vean y lo experimenten. Nuestros trenes son más baratos, consumen menos energía y son más ligeros. Es una ventaja competitiva grande. Somos el primero de la primera división en la alta velocidad en Europa”, puntualiza.

El fabricante español tiene su sede central se encuentra en Las Rozas, a pocos kilómetros de Madrid (España),aunque tiene oficinas y centros de producción y mantenimiento en países como Alemania, Estados Unidos, Rusia, Kazajistán y Arabia Saudí.

El ‘Oaris’ de CAF entra en el punto de mira inglés para la línea de alta velocidad Londres-Birmingham

oaris-pruebas-via-caf2

Inglaterra fija la vista en la tecnología vasca de alta velocidad. El tren ‘Oaris’, fabricado por la empresa guipuzcoana CAF, ha recibido la visita en Zaragoza de altos cargos institucionales del Reino Unido, interesados por conocer esta moderna unidad ante la próxima licitación del proyecto de TAV entre Londres y Birmingham. El secretario de Estado de Transportes de Reino Unido, Robert Goodwill, ha aprovechado su visita de esta semana a España para “conocer de primera mano” una unidad del Oaris’, de la que Noruega ya ha comprado 8 unidades.

Goowill ha ido a verlo a Zaragoza, junto al embajador británico en Madrid, Simon Manley, y el presidente de Renfe, Pablo Vázquez, y el de Adif, Gonzalo Ferre. El consejero delegado de CAF, Andrés Arizkorreta, les ha mostrado los avances tecnológicos de que dispone este tren de alta velocidad, así como su moderno diseño o sus prestaciones en cuanto a confort y funcionalidad. En los últimos años la empresa radicada en Beasain ha realizado una “importante apuesta para desarrollar su propia tecnología en alta velocidad, en la que ha invertido importantes cantidades en investigación”. Esto ha permitido el desarrollo de “un modelo capaz de alcanzar los 350 kilómetros por hora, denominado Oaris, dotado de la tecnología más avanzada en materia de dinámica, aerodinámica, ruido y que ofrece las máximas prestaciones en materia de confort y funcionalidad”, añade la firma de Beasain.

El interés del Reino Unido en esta visita reside en la previsión de sacar a licitación, antes de final de este año, la primera fase del proyecto de Alta Velocidad denominado HS2, que unirá la capital londinense con Birmingham. En una segunda fase, las autoridades británicas prevén extender la línea hacia Manchester y Leeds, en lo que se convertirá en una de los mayores proyectos de infraestructuras previstos en Europa en los próximos años, al precisar un presupuestos de unos 50.000 millones de euros.

La constructora de ferrocarriles con sede en Beasain (Guipúzcoa) ya está presente en el Reino Unido con diversos vehículos y servicios, pues ha suministrado unidades para varias líneas y, este mismo año, ha firmado un contrato de cerca de 200 millones para fabricar de coches para la línea entre Londres y Glasgow-Edimburgo, además estar inmersa en varios concursos, como el abierto para el Metro de Londres.

El ‘Oaris’ rueda desde hace unos años en pruebas por las vías españolas para conseguir su homologación. La unidad 105.001 de Renfe abandonó en 2011 la factoría de Beasain hacia el depósito de Renfe de La Sagra una vez terminados los ensayos en factoría y a partir de entonces se inciaron las pruebas de puesta a punto y puesta en velocidad en la que se controlan los parámetros referidos a dinámica de marcha, esfuerzos en la interface pantógrafo-catenaria y freno. Superó en octubre la puesta en velocidad hasta los 300 kilómetros por hora. En 2012 también superó los 350 kilómetros por hora. En febrero de este año comenzaba las pruebas del ETCS en la vía ‘P’ de La Sagra.

Este proyecto se une a los obtenidos por CAF en este primer trimestre de 2015 por un valor superior a los 350 millones de euros, entre los que destacan el suministro coches para la franquicia Caledonian Sleeper en Escocia, el proyecto de tranvías para la ciudad de Utrecht, así como el contrato de señalización de la línea Monforte del Cid. La compañía vasca trabaja ya en la fabricación de ocho unidades para el nuevo servicio Airport Express, que cubrirá la conexión con el aeropuerto de Oslo. El contrato incluye además de los trenes de alta velocidad, repuestos y soporte técnico.

Nacionalizar la red ferroviaria de Inglaterra, uno de los planes del líder laborista Jeremy Corbyn

tren-francia-inglaterra-eurotunel

El nuevo líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha anunciado que su primera actuación si llega al Gobierno británico será conseguir un “ferrocarril del pueblo”, por lo que volverá a nacionalizar la red ferroviaria de Inglaterra. Estos planes, de los que informan este domingo algunos medios británicos, llevarían a que una tercera parte de las franquicias del tren volvería a ser de propiedad pública en 2025, si Corbyn se convirtiera en primer ministro en las próximas elecciones.

Corbyn desgranará sus planes en la primera conferencia del Partido Laborista, que se iniciará el próximo domingo en Brighton, en el sur de Inglaterra, donde por primera vez intervendrá como líder de la formación. Según su proyecto, cada ruta pasará a ser pública cuando concluya su licencia: cinco de las dieciséis franquicias ferroviarias expiran entre 2020 y 2025.

El secretario de Transporte del Gobierno británico, Patrick McLoughlin, advirte de que es un proyecto de “espaldas al futuro”, que “costaría miles de millones de libras y dejaría menos dinero para la mejora de los servicios”.

El Gobierno conservador considera al nuevo líder laborista como una “amenaza para la economía” por sus intenciones de nacionalizar diversos servicios, por lo que esta medida reavivará la polémica.

Sin embargo, una encuesta de YouGov en 2013 mostró que un 66% de los ciudadanos apoya la propiedad pública de los ferrocarriles, incluido el 52% de los votantes conservadores.

En declaraciones al diario británico ‘The Independent’, el líder laborista afirma que “hay un apoyo abrumador de los británicos a un ‘ferrocarril del pueblo’, servicios mejores y más eficientes, una integración adecuada y tarifas más justas”. “Los laboristas se comprometen a un plan claro para un ferrocarril totalmente integrado en la propiedad pública“, sostiene Corbyn.

La estación de Paddington ilustra la portada del nuevo libro de Ken Follet

Una escena ferroviaria es el motivo principal de la portada del nuevo libro de Ken Follet ‘La caída de los gigantes’. Los diseñadores de le editorial española Plaza&Janés han elegido la estación londinense de Paddington para la cubierta de su primera edición de esta obra, la primera entrega de una trilogía titulada ‘The Century’, que combina la ambientación épica y el drama humano.

‘La caída de los gigantes’ se puso a la venta simultáneamente en todo el mundo, tanto en su versión impresa como en la digital, el pasado 28 de septiembre Es la primera vez que se realiza una operación editorial semejante, que en España y Latinoamérica lleva a cabo Random House Mondadori con su sello Plaza & Janés. El autor visitará la capital española el próximo 20 de octubre para desvelar los secretos de su último trabajo.

Con la misma habilidad que en sus novelas ambientadas en la Edad Media, ‘The Century’ sigue los destinos entrelazados de tres generaciones de cinco familias a lo largo del siglo XX. La primera parte se enmarca en la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa y la lucha por el sufragio femenino. La siguiente se centra en la Segunda Guerra Mundial y la tercera, en la Guerra Fría. “El siglo XX recoge la historia de mis abuelos y de los vuestros, de nuestros padres y de nuestras propias vidas. De alguna forma es la historia de todos nosotros”, declara el propio Follett.

La imagen de la estación Paddington que encabeza la edición española corresponde a los años próximos a la Gran Guerra, cuando la terminal londinense aún conservaba intacto el diseño original, con las dos plataformas previstas para sus andenes por el gran arquitecto Isambard Kingdom Brunel (Portsmouth 1806 – Londres 1859). Originalmente el recinto ferroviario sirvió como terminal en Londres de la Great Western Railway y sus sucesores desde 1838. La ‘nueva’ estación se abrió el 29 de mayo de 1854 tras culminar la el proyecto de Kingdom Brunel (padre de la arquitectura moderna), aunque la mayor parte de la estructura arquitectónica fue realizada por su socio Matthew Digby Wyatt. Desde 1863, los trenes del metro también desembocaban en ella.

El complejo ha sido recientemente modernizado, y ahora tiene un papel adicional como la terminal de Londres para el servicio del aeropuerto de Heathrow. Sin embargo, aún se conservan dos monumentos en la estación. El primero es una estatua de Isambard Kingdom Brunel,; el segundo un monumento que recuerda a los empleados de la Great Western Railway que perecieron Primera Guerra Mundial. Este bronce se encuentra en la Plataforma 1.

La estación ha aparecido en numerosos libros, entre otros en la obra de Agatha Christie’s ‘Tren de las 4.50’(4.50 from Paddington, en onglés) y también Michael Bond con su ‘Paddington Bear’.

Paddington tiene ahora catorce plataformas de terminales, numeradas del 1 al 14 de suroeste a noreste (de izquierda a derecha, visto desde el vestíbulo principal). Es la terminal de Londres para los trenes de larga distancia operados por First Great Western, a Bristol, Bath, Gloucester, Exeter y Penzance, en el oeste del país, Hereford y Worcester en las West Midlands, y Newport, Cardiff y Swansea, en Gales del Sur. También actúa como terminal para los servicios de cercanías de menor distancia al oeste de Londres y del valle del Támesis, también operado por First Great Western. Desde Paddington parten trenes al aeropuerto de Heathrow: el tren Heathrow Express, que va directo, mientras el Heathrow Connect se ejecuta por la misma ruta, pero con paradas en la mayoría de estaciones intermedias.