Archivo de la etiqueta: Hanoi

Long Biên, nuevo destino de selfies en Vietnam

A rey muerto, rey puesto. La callejuela de Ngo 224 Le Duan, inmortalizada en las redes sociales por miles de turistas que visitan Hanoi, ya tiene sustituto. Las autoridades vietnamitas decidían hace unas semanas poner fin al turismo en la calle del tren, ya que centenares de visitantes ponían su vida en peligro para contemplar el paso de los convoyes ferroviarios por esta céntrica vía. El puente de Long Biên es el sutituto ideal, a instancias de Instagram y otras redes sociales.

La plataforma ferroviaria es, sin embargo, uno de los puntos más peligrosos de esta zona del país. Sin embargo, los turistas reclaman información para saber las horas en las que no pasan trenes y exigen que sean las propias autoridades quienes regulen el tránsito para que la seguridad esté garantizada. Las redes advierten, no obstante, de que el peligro se ha trasladado de un punto a otro de la ciudad. Los selfies prohibidos ahora en la calleja del tren se trasladan a esta importante infraestructura vietnamita.

Long Biên, que se levanta sobre el río Rojo, es la nueva localización para tomar la mejor instantánea para Instagram. Basta con escribir en el buscador las palabras mágicas, Cầu Long Biên, y cientos de selfies y fotografías aparecen en esta nueva moda de turismo fotográfico. Esta infratestructura ferroviaria, de 2,4 kilómetros de longitud, fue construida entre 1899 y 1902 por los arquitectos Daydé & Pillé de París, e inaugurada en 1903. En un principio se bautizó con el nombre Paul Doumer, en honor al gobernador general de la Indochina francesa, y posteriormente presidente de Francia. Posteriormente cambió su nombre por el distrito donde se encuentra localizado. En aquel momento era uno de los puentes más largos de Asia.

Para el gobierno colonial francés su construcción tenía importancia estratégica para asegurar el control del norte de Vietnam. Desde 1899 hasta 1902, más de 3.000 trabajadores vietnamitas participaron en la construcción. Inicialmente su uso fue para el ferrocarril, pero en 1921 se fue ampliando a vehículos de dos ruedas y de cuatro. Con la construcción del nuevo puente Chuong Duong,los vehículos de cuatro ruedas fueron prohibidos. En la actualidad su uso es habitual para el tren, bicicletas, motocicletas y peatones.

Durante la guerra de Vietman fue parcialmente bombardeado, pero siempre resistió pues los vietnamitas lo reparaban rápidamente. El puente Long Biên evoca especialmente para los viejos hombres de Hanoi la imagen de las tropas francesas cuando abandonaron la capital en 1954, después de la firma de los acuerdos de Ginebra que termino con la presencia francesa en Indochina. Para los habitantes de Hanoi del siglo pasado, Long Biên no era solamente un puente hermoso que daba acceso al margen izquierdo del río grande, hacia el puerto de Haifong y hacia en área nororiental, era también una arteria vital para la vida económica del capital.

Restaurar el puente Long Biên y preservar su arquitectura original es no solamente un deseo de los ciudadanos de Hanoi, es también una preocupación de los gobiernos vietnamitas y franceses. En septiembre de 2002, durante su visita a Vietnam, el ministro francés para el transporte, confirmó que ayudaría a restaurar este puente ferroviario. La primera fase del proyecto, con unos costes de 12 millones de euros, mantendrán y consolidarán la vieja estructura del puente para asegurar la seguridad para los trenes que funcionan en una velocidad de 25 kilómetros por hora, y para los peatones, las bicicletas y los autobuses. La segunda fase, con una inversión estimada de 137 millones de euros, se construirá una estructura elevada para el ferrocarril a 50 metros de la vieja plataforma, y se ensanchará el viejo 1.5 metros a cada lado. Mientras será objeto de deseo por los turistas.

En peligro el tren callejero de Hanoi

La callejuela de Ngo 224 Le Duan es uno de los escanarios más populares para los turistas que visitan Hanoi. Por esta estrecho y concurrido pasaje circula vertiginosamente y a pocos centímetros de comercios y viviendas su famoso tren callejero. Todos los días, a las 15.30 y a las 19.30 horas, decenas de visitantes, sentados en minúsculos cafés junto a las vías, se preparan para obtener una de las imágenes más impactantes de la ciudad: un convoy ferroviario avanza imparable por las minúsculas y centenarias vías que apenas deja espacio para nada más en la calle. Pero esta imagen podría tener los días contados.

Las autoridades de la ciudad vietnamita han decidido cerrar los cafés en los que suelen apostarse los turistas tras un nuevo incidente con una visitante que, ajena al peligro, fotografiaba la escena, como es habitual entre quienes visitan Hanoi. Hartos de los problemas, la policía estableció barreras para evitar la intrusión de turistas en estas calles, inmortalizadas en las redes sociales donde los selfies son algo más que una moda pasajera. El conductor del tren explicó en el medio local VN Express, que tuvo que aplicar los frenos de emergencia para detener el convoy a pocos metros de una mujer que tomaba fotografías peligrosamente cerca de las vías durante el pasado fin de semana..

Las autoridades han prohibido a los visitantes acceder la famosa Hanoi Train Street y a la sección del ferrocarril que cruza el centro de la ciudad y recorre 1.200 metros por temor a un accidente. Y los cafés que han surgido en los últimos tiempos en esta zona del Hanoi Old Quarter deberán cerrar. «Aunque los cafés ferroviarios atraen a los turistas, están violando algunas regulaciones», dijo a los medios Ha Van Sieu, funcionario gubernamental de turismo. En el momento del paso de tren todo el mundo recoge sus pertenencias y se hace a un lado hasta que deja de pasar. Cuando el tren ya ha pasado la normalidad vuelve de nuevo a la calle.

Los propietarios de estos negocios se quejan de esta nueva regulación. «Nunca ha habido accidentes lamentablesí», decía a Reuters el responsable de uno de estos bares. «En comparación con la densidad del tráfico en otras partes de la ciudad, esto de aquí es mucho más seguro». Lo cierto es que hay más de 26.000 imágenes etiquetadas con el hashtag #trainstreet, 10.000 más si sumamos variantes como #trainstreethanoi o #hanoitrainstreet, un claro indicador de lo que se supone este tren para el turismo vietnamita.

Construido en 1902 bajo los gobernantes coloniales franceses, el ferrocarril que conduce a las provincias del norte de Vietnam lleva pasajeros y carga principalmente entre Hanoi y la ciudad oriental de Haiphong y las ciudades remotas de Lang Son y Lao Cai, en la frontera montañosa con China. Utiliza un anticuado trazado de vía estrecha francesa, tan antiguo que cuando el líder norcoreano Kim Jong Un visitó Hanoi en febrero para una cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump, tuvo que detenerse en la frontera y continuar en automóvil.

En Hanoi, esa línea roza la parte trasera de las casas y las tiendas a medida que el convoy atraviesa el denso centro de la ciudad. Los vendedores pasean por las vías, venden aperitivos en brochetas, mientras que algunos visitantes se sientan en las vías del tren y se sumergen en el ambiente.

Vietnam es uno de los destinos turísticos emergentes del sudeste asiático. Con 1,5 millones de visitantes en 1998, la cifra se disparó a los 15,5 millones en 2018. Solo los nueve primeros meses de este año se contabilizaron 18,87 millones, lo que supone un incremento del 11%. Aunque el tren callejero se ha convertido en una de las principales atracciones, Haoni ofrece a los visitantes otros espectáculos que cautivan a quienes se acercan a la capital vietnamita, como el Lago Hien Kiew y el templo de la literatura.