Archivo de la etiqueta: autónomo

Prototipo autónomo de Alstom para mercancías

Un tren de carga sin conductor para el 2023. La factoría de Alstom de la localidad francesa de Belfort desarrolla la transformación de una locomotora para las pruebas del prototipo de tren de mercancías autónomo que desarrolla el consorcio formado por SNCF, Alstom, Altran, Apsys, Hitachi y Railenium. Durante un año, los miembros del consorcio han definido los sistemas informáticos, los equipos y los programas que soportarán el proyecto y ahora una locomotora BB 27 000 se está digitalizando completamente para realizar las pruebas de viabilidad de un tren autónomo.

Este proyecto dirigido por la SNCF dio un giro muy concreto en septiembre con la entrada en los talleres de Belfortain de Alstom de una locomotora para ser transformada. Alstom encabeza el consorcio de empresas creado a principios de 2018 y liderado por la SNCF y el Instituto de Investigación Tecnológica (IRT). Su misión es producir un prototipo de tren de carga para finales de 2020.

Durante los últimos meses, un equipo ha trabajado en la locomotora BB27000 para desarrollar el proyecto ATO Operación Automática de Trenes, que se traducirá como pilotaje automático de trenes) FRET Belfort. Las primeras operaciones consistieron en retirar partes de esta locomotora. “Retiramos los pesos de lastre, la cubierta del techo, dos bloques, antes de instalar un armario para alojar toda la electrónica”, explica Yves-François Wolffhugel, director del proyecto. Esta primera etapa implicó “la configuración de la locomotora” y el precableado, que requirió “la adición de 600 cables“. “Este trabajo sobre la física del tren sólo representa entre el 20 y el 30% del proyecto”, señala el director del plan futurista.

El equipo a cargo del proyecto -hasta 15 personas según sea necesario- continuará su trabajo durante tres años a razón de una etapa por trimestre. Las primeras pruebas dinámicas están programadas para estos días. “El objetivo es controlar la aceleración, la frenada y el movimiento automático. Luego se probarán diferentes versiones: encendido de la locomotora y seguir las instrucciones”, explica Yves-François Wolffhugel. “Son pruebas de luz en distancias cortas y a baja velocidad. Se llevarán a cabo en la vía 51 de Belfort”, añade Romuald Gicquel, jefe de obra de Alstom Belfort. Lo siguiente se llevará a cabo en un entorno normal, directamente en las vías de la SNCF.

Velocidad récord en la línea Beijing-Zhangjiakou

En una prueba realizada este domingo, los trenes que circularon por la línea de alta velocidad Beijing-Zhangjiakou alcanzaron una velocidad récord de 385 kilómetros por hora, un 10% más alta que la velocidad diseñada, informa Chinanew.com. Al unir Beijing y Zhangjiakou, este tramo de 174 kilómetros que está programado para entrar en funcionamiento a finales de año, acortará el tiempo de viaje entre las dos ciudades de las tres horas actuales a menos de una hora.

Con una velocidad máxima diseñada de 350 kilómetros por hora, se espera que este recorrido sea el primero en el mundo que utilice trenes autónomos que serán vigilados por el conductor. La depuración conjunta comenzó a principios de este mes en una estación de mantenimiento del distrito capitalino de Changping. A través de pruebas dinámicas, allí se comprobaron todos los aspectos de su funcionamiento. Después de los ajustes, el tren logró una velocidad de desplazamiento de 385 kilómetros por hora. El análisis de datos, en tiempo real, desde el centro de monitoreo mostró que todo funcionaba bien durante el proceso. En pruebas posteriores se realizarán más detecciones y exámenes durante todo la línea férrea.

De acuerdo al Grupo de la Oficina de Electrificación Ferroviaria de China, toda la línea estará equipada con subestaciones inteligentes que pueden monitorear en tiempo real el funcionamiento de los trenes en y solucionar fallos, bondades que mejorarán la estabilidad y la seguridad de las operaciones. Por otra parte, para guiar a los pasajeros y ayudarles a cargar el equipaje, en las estaciones de trenes de alta velocidad se utilizarán una gran variedad de robots inteligentes.

El ferrocarril de alta velocidad Beijing-Zhangjiakou es un importante proyecto de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022. También significa mucho para el desarrollo integrado de Beijing, Tianjin y la provincia de Hebei, y para la eficiente conexión de la región occidental del país. El tren puede circular automáticamente, avanzar entre estaciones, ajustar sus tiempos en atención a los horarios, detenerse con precisión en las estaciones y abrir y cerrar sus puertas, indica Jiang Ming, subingeniero en jefe de la Corporación de Señales y Comunicación de Ferrocarriles de China.

Esta línea también establecerá una conexión con el tren de alta velocidad Zhangjiakou-Hohhot, lo que recortará el tiempo de Hohhot, en la Región de Mongolia Interior, a Beijing, a un lapso de tres horas, comparado con las nueve horas anteriores.

Siemens prueba un tranvía sin conductor

Las multinacional alemana Siemens ha conseguido que un tranvía recorra sin conductor un trazado urbano de 13 kilómetros en la ciudad de Potsdam, si bien en condiciones controladas y con un operario en la cabina por si algún imprevisto le obligaba a tomar los mandos. Su funcionamiento fue imposible de diferenciar del que hubiera tenido con un conductor humano, según comenta a elEconomista Walter Struck, director estratégico de Digitalización e Innovación de Siemens Mobility, durante la presentación de sus progresos ante la prensa europea en Viena. La empresa espera que su sistema sea económicamente viable en cualquier lugar en un plazo de cinco años.

Las primeras pruebas tuvieron lugar el año pasado en un tranvía modelo Combino. Siemens ha dotado al vehículo de un sistema de conducción autónomo con GPS, ordenadores y varios tipos de escáneres, cámaras, radares y sensores. Con un trazado original de 6 kilómetros, se ha ampliado a 13 kilómetros y ha aumentado la complejidad del recorrido. Por ejemplo, el tranvía interactúa con autobuses durante un tramo de 800 metros. La velocidad máxima que desarrolla sin conductor es de 40 kilómetros por hora.

Para conseguir que el tranvía circule solo, ante la imposibilidad de desplegar aún el referido 5G, la empresa se ha concentrado en incorporar sensores y cámaras en el tranvía, de modo que pueda detectar los elementos de su entorno, desde otros vehículos hasta un semáforo. Una unidad de inteligencia artificial analiza todos los datos y decide qué debe hacer el vehículo sobre raíles: detenerse, acelerar suavemente, frenar para aproximarse a una parada, etcétera.

Ahora Siemens encara que el tranvía de Potsdam se traslade solo hasta y desde las cocheras -espera conseguirlo el año que viene-, lo que permitirá reducir tiempos de espera y agilizará las revisiones y reparaciones;. El siguiente paso es la conducción autónoma durante determinadas secciones del recorrido, evitando las áreas más difíciles, y el hito final será el recorrido autónomo total.

La circulación autónoma de un vehículo es relativamente sencilla en circuitos cerrados, como sucede en un metro o en los ferrocarriles que recorren líneas aisladas, donde el riesgo de colisión es muy bajo. La cosa se complica cuando con ese vehículo debe interactuar otros elementos durante el recorrido, como otros vehículos, peatones, semáforos y señales viarias, etc.

En un futuro no demasiado lejano, gracias a la tecnología de comunicación 5G, se espera que los propios automóviles consigan circular sin conductor gracias a una potente red de sensores ubicada por doquier, que permitirá a los conductores leer el periódico mientras sus coches les trasladan de un punto a otro con total seguridad. Pero, de momento, a la espera de que ese futuro se materialice, Siemens se ha adentrado con éxito en el campo de los tranvías, a medio camino entre la rigidez de un metro y la libertad de las motocicletas.

A priori, las ventajas de la autonomía son grandes, puesto que una máquina, a diferencia de un conductor de carne y hueso, no se cansa, minimiza los errores, puede reaccionar más rápido ante un imprevisto y tiene un campo de percepción mucho más amplio, con independencia del ahorro de costes y del aumento de la disponibilidad. Sin embargo, la máquina carece de la intuición de un ser humano y los algoritmos de la inteligencia artificial tienen problemas para distinguir cuándo la presencia de un peatón puede representar un peligro de cuándo no hay riesgo en absoluto. Por eso Siemens está haciendo una aproximación “peldaño a peldaño” al tranvía autónomo.