Ni es un tren ni es un autobús


Un nuevo vehículo con aspecto similar al de un tren, articulado con varios coches, pero que puede circular por la calzada sin necesidad de raíles se ha presentado estos días en la ciudad central china de Zhuzhou, como prototipo para un futuro medio de transporte público. Bautizado inicialmente como ART (siglas en inglés de Tren de Tránsito Autónomo), con 31 metros de longitud y capacidad para 307 pasajeros, recorrió varias calles de la ciudad para mostrar su viabilidad.

Este vehículo híbrido construido por la fabricante ferroviaria china CRRC, alcanza una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora. Se mueve por energía eléctrica y puede recorrer 25 kilómetros después de 10 minutos de recarga. Según CRRC, el ART “aúna las ventajas del tren y el autobús, siendo ágil y no contaminante”, además de ser más económico que el metro, ya que el precio del desarrollo de redes de este transporte convencional es de entre 60 y 100 millones de dólares por kilómetro, frente a los 20-30 millones que costaría el nuevo vehículo.

Un autobús estándar mide 30 metros de largo y está equipado con sensores que pueden leer las dimensiones de las calles y planear su propia ruta, explica el ingeniero en jefe del instituto, Feng Jianghua. “Es como tener un carril virtual para el autobús“, indica Feng, quien asegura que existe una enorme demanda de sistemas de tránsito urbano debido a la campaña china de urbanización. La mayoría de las ciudades medianas y pequeñas no pueden costear los sistemas de metro que resultan muy costosos o que requieren de demasiado tiempo para ponerse en marcha.

Construir un kilómetro de metro requiere entre 400 y 700 millones de yuanes (de 58 a 102 millones de dólares), mientras que un vehículo como el que plantea CRRC costaría alrededor de 15 millones de yuanes (unos 2,2 millones de dólares) o incluso menos, indica desde el fabricante. El gobierno de la ciudad de Zhuzhou, en la provincia de Hunan, asegura que se construirá una línea de 6,5 kilómetros de ART en el centro de Zhuzhou y que entrará en operación en el 2018.

La búsqueda de alternativas de transporte en China no es nueva, y ya el año pasado se presentó un autobús-túnel, el TEB-1 (siglas en inglés de Autobús Elevado de Tránsito) que ya generó muchas expectativas, aunque también dudas. Ese proyecto, que también se presentaba como una alternativa más económica a las redes de metro, se vio finalmente como inviable, por su imposibilidad para girar en las curvas, y actualmente ese prototipo de autobús-túnel está semiabandonado en la localidad de Qinhuangdao (norte del país) donde fue probado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s