Archivo diario: abril 2, 2013

Conductores del Metro de Madrid aseguran que hay 118 trenes paralizados, pero la empresa lo niega

cocheras-del-metr-de-madrid

El país de Jauja. El Sindicato de Conductores de Metro de Madrid (SCMM) denuncia que en la capital hay en estos momentos 118 trenes paralizados, “tantos como para dar servicio a los metros de Valencia y de Sevilla juntos”, mientras el tiempo de espera en andenes “cada día es mayor”. El sindicato asegura que Metro de Madrid ha gastado “en el último año más de cien millones de euros en arrendamientos y cánones, incluido el alquiler de trenes que no necesita”, y anuncia que próximamente realizará una campaña de recogida de firmas para exigir “un transporte público y de calidad”.

Según la contabilidad realizada por SCMM en trece depósitos y cocheras de la ciudad, a fecha de hoy hay un “total de 118 trenes y 11 coches sueltos” que están sin funcionar, lo que supera los 96 trenes del parque móvil valenciano y los 21 del Metro de Sevilla juntos, señala en un comunicado.

Desde Metro de Madrid aseguran que “no es cierto que haya trenes aparcados sin funcionar”, aunque reconocen que hay “menos trenes circulando a la vez porque ha bajado el número de viajeros”, ha explicado un portavoz de la empresa. La misma fuente precisa que, aunque la demanda de viajeros ha bajado un 12% en los últimos cuatro años, la empresa ha reducido desde octubre pasado en un 6% el número de trenes que circulan en horas valle, mientras que en horas punta “no se ha tocado” y circulan los mismos que antes.

El viceconsejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Borja Carabante, dijo la semana pasada que “lo que tiene Metro de Madrid son trenes funcionando” y defendió las operaciones de renting de trenes por ser “más favorables” para la empresa, ya que incluyen el mantenimiento.

Para SCMM, en los últimos diez años el Gobierno regional amplió el metro hasta “zonas que los propios estudios de demanda de viajeros realizados por la Compañía lo desaconsejaban. Aun así, el Gobierno regional ejecutó proyectos inviables con la única intención de obtener una rentabilidad política”. Ahora, continúa el sindicato, “quieren hacer pagar a los usuarios y trabajadores de Metro una deuda creada por sus insostenibles ambiciones políticas”, señala la nota en la que también aseguran el Gobierno regional pretende “desprestigiar” a los trabajadores de Metro y a sus representantes.

Los conductores del metropolitano apuestan por “un Metro de calidad”, ya que mantener un buen servicio “evita retrasos, escaleras y ascensores parados por falta de repuestos, cierre de vestíbulos recientemente reformados”. También apuestan por “la reducción de tarifas tal y como ha hecho la ministra de Fomento con el AVE, consiguiendo con esta medida un aumento considerable de viajeros”, o la extensión de la Tarjeta Azul (6,20 euros al mes) a desempleados, estudiantes y rentas bajas, porque “garantizar el buen servicio del suburbano es garantizar su supervivencia”.