Archivo de la etiqueta: conejos

Los conejos, amenaza sobre el tren en Madrid

caza-conejos-hurones-vias-tren

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) controla desde hace un tiempo la presencia de conejos en las proximidades de las vías en la Comunidad de Madrid que podrían afectar a la seguridad de la cirulación de los trenes. Aunque descarta la existencia de una plaga, asegura que hay «focos importantes» en puntos concretos de la red ferroviaria que es necesario controlar para evitar males mayores. La presencia excesiva de conejos puede provocar socavones en la zona superficial de los terraplenes y trincheras e, incluso, dañar las líneas de comunicación y señalización.

Adif cita tres puntos donde se advierte la presencia de estos animales: la línea de cercanías C-2 entre las estaciones de Vallecas y Santa Eugenia; un tramo de la C-4 a su paso por Getafe; y otro de la C-5 en Fuenlabrada. Los municipios de Móstoles, Leganés, Fuenlabrada, Getafe y Alcorcón son los que se han visto más afectados por este crecimiento descontrolado de la población de conejos ocurrido en la Comunidad de Madrid en la última década.

La proliferación de conejos en zonas próximas a núcleos urbanos, donde han acabado ‘acorralados’ por vías de transporte y nuevos desarrollos urbanísticos, pone en peligro las infraestructuras ferroviarias junto a las que construyen sus madrigueras, principalmente al sur de la región. Adif incluye entre sus labores de mantenimiento el control de posibles plagas de conejos, tanto en las vías de la red convencional como en las de alta velocidad, un hecho que tiene especial incidencia en áreas de Castilla La Mancha, donde han tenido que reforzar el vallado de las infraestructuras.

Desde la Consejería de Medio Ambiente descartan hablar de la existencia de plagas y recalcan que la profusión de estos animales no ha llegado a provocar daños graves. Las asociaciones ecologistas señalan entre las causas principales de este fenómeno la fragmentación del hábitat provocada por la construcción de infraestructuras lineales, como carreteras o vías de tren. También apuntan a los nuevos desarrollos urbanísticos, que han provocado la reducción del espacio natural en el que vivían los conejos y los ha confinado en zonas cada vez más próximas a los núcleos urbanos.

En estos puntos de la región no sólo no es posible la caza, debido a la proximidad de la población, sino que tampoco suele haber rapaces ni búhos, depredadores naturales de los conejos, por la existencia de cables de alta tensión. En Castilla la Mancha suelen organizarse batidas en ciertas temporadas donde proliferan estos mamíferos para las que suelen emplearse hurones.

Entre los casos más significativos, destaca el de Torrejón de Velasco, localidad ubicada entre la Autovía de Toledo y la R-4 y cerca de la que discurren líneas de tren. Allí, los conejos se han visto «acorralados» por todas estas infraestructuras y, dada su facilidad para reproducirse, han proliferado en los desniveles de terreno próximos a las carreteras y las vías de tren, donde construyen sus madrigueras.

Este tipo de suelos, arenosos y fáciles de excavar, son ideales para la crianza de los conejos, que suelen vivir en terrenos esteparios y con abundancia de cereal, si bien estos animales no suponen ningún peligro para la salud del hombre.

(Imagen Pepe Catalán)

Adif será investigada y sancionada por la caza de conejos en los taludes de las vías del AVE


Cazador, cazado. La Consejería de Medio Ambiente ha iniciado un procedimiento sancionador contra el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) por la muerte de conejos en las vías del AVE Málaga-Sevilla y Málaga-Córdoba, según ha informado la Federación Andaluza de Caza en comunicado. La Delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Málaga comunicó la pasada semana al colectivo cinegético el inicio de este procedimiento a raíz de la denuncia presentada ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil por la muerte de conejos en las vías del tren.

Aunque parezca mentira, el conejo es uno de los peores enemigos del tren, especialmente en los trazados de alta velocidad. Atrincherados en las zonas de exclusión del AVE, donde no puede acceder ni los cazadores ni sus perros, horadan como queso gruyere el terreno y socavan la zona superficial de los terraplenes y trincheras, lo que podrían causar una disminución de la estabilidad de las infraestructuras.

El conejo tiende a refugiarse dentro de las madrigueras (cados) que, a tal fin, escarba en zonas de tierra blanda. Estos cados pueden ser pequeños, de pocos metros con dos o tres bocas, o por el contrario, verdaderos laberintos de cientos de metros e innumerables bocas de entrada y salida de los animales.

La proliferación de los conejos es asombrosa y la multiplicación arroja cifras espectaculares. Anualmente una coneja puede parir hasta ochenta gazapos. Es un animal gregario y territorial que, en óptimas condiciones de terreno y alimento, prefiere vivir en largas y complejas conejeras. En ellas habitan de seis a diez individuos adultos de ambos sexos. De hábitos nocturnos y crepusculares, se alimenta desde que anochece hasta que amanece y pasa la mayor parte del día en sus madrigueras. Este mamífero está incluido en la lista de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Adif tiene, por tanto, declarada la guerra contra este plaga. Durante ciertas épocas organiza cacerías (algunas de ellas con hurón) en las zonas de exclusión del AVE co el fin de erradicar a estos roedores de las vías del tren. La Federación Andaluza de Caza denunció la muerte de conejos que realizan sus madrigueras en los taludes de las vías del AVE por parte de Adif, quien había procedido al vallado de los taludes con una malla metálica que actúa como jaula impidiendo a los animales salir para alimentarse o beber, por lo que mueren de sed o inanición.

El informe de la Consejería explica que la Guardia Civil comprobó los hechos en octubre de 2011 y que con el expediente persigue depurar responsabilidades por “presunta infracción administrativa en materia de especies protegidas”.

Adif declara la guerra a los conejos, que ponen en peligro las vías del AVE

Son una molesta plaga. Y un problema de difícil solución. Aunque parezca mentira, el conejo es uno de los peores enemigos del tren, especialmente en los trazados de alta velocidad. Atrincherados en las zonas de exclusión del AVE, donde no puede acceder ni los cazadores ni sus perros, horadan como queso gruyere el terreno y socavan la zona superficial de los terraplenes y trincheras, lo que podrían causar una disminución de la estabilidad de las infraestructuras.

Decidida a acabar con este problema. Adif, ha presentado un concurso público, dotado con 447.000 euros para controlar la plaga de conejos de monte, que encuentran en el trazado del AVE un refugio idóneo donde procrear sin amenazas. La fórmula, que ya fue ensayada el año pasado durante siete meses, con una dotación de 74.649 euros, se licita ahora por dos años. Con esta iniciativa se intenta acabar con el problema extendido por toda la geografía y que representa un potencial peligro para las líneas de alta velocidad.

Hasta ahora las actuaciones ordenadas por la empresa ferroviaria se habían hecho de manera puntual en los tramos donde se detectaba la presencia de este mamífero tan prolífico. Pero el problema es global y muy amplio, por lo que Adif ha decidido extender su iniciativa a todo el trazado del AVE. Las empresas que acudan al concurso deberán proceder a la caza de los ejemplares con hurón y hacerse cargo de los conejos sin poder comercializar con ellos.

La proliferación de los conejos es asombrosa y la multiplicación arroja cifras espectaculares. Anualmente una coneja puede parir hasta ochenta gazapos. Es un animal gregario y territorial que, en óptimas condiciones de terreno y alimento, prefiere vivir en largas y complejas conejeras. En ellas habitan de seis a diez individuos adultos de ambos sexos. De hábitos nocturnos y crepusculares, se alimenta desde que anochece hasta que amanece y pasa la mayor parte del día en sus madrigueras. Este mamífero está incluido en la lista de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

El conejo tiende a refugiarse dentro de las madrigueras (cados) que, a tal fin, escarba en zonas de tierra blanda. Estos cados pueden ser pequeños, de pocos metros con dos o tres bocas, o por el contrario, verdaderos laberintos de cientos de metros e innumerables bocas de entrada y salida de los animales.

La caza del conejo con hurón es algo muy normal en muchos puntos de la geografía española. La población de conejos se convierte en un problema cuando su número supera los topes máximos. Campos y cultivos se encuentran a su merced y las escopetas son casi inútiles en las batidas periódicas que organizan las autoridades de las poblaciones rurales.

El conejo, inmune ya a la mixomatosis que «lo regulaba demográficamente» y de la que ha sido vacunado por la consejería de Medio Ambiente, «ha tomado el campo madrileño y está destrozando cultivos», dice la asociación de agricultores Asaja, que extiende el problema a distintas poblaciones: Navalcarnero, Pinto, Humanes, Arganda, Estremera, Campo Real, Fuenlabrada…”Toda la Comunidad, excepto la Sierra, tiene este problema”.

Solo en Torrejón, un pequeño pueblo situado al sur de Parla, los campesinos calculan que unas 1.000 hectáreas, de las 6.000 que dependen de la localidad, podrían estar ya controladas por los conejos. Las mismas fuentes de Asaja aseguran que todo esto empezó hacia 1998 ó 1999, con el AVE. En 2002, cuando manifestaron sus quejas a la Administración, se comían una media de 350 hectáreas anuales. El año pasado llegaron a 800. Las pérdidas en 2007 fueron de 131.000 euros, y el año pasado habrían rondado los 175.000.
El problema es similar en el resto de tierras sobre las que domina el AVE, donde apenas si se conceden permisos para cazar a los animales que permanecen dentro de las zonas protegidas por el tren de alta velocidad.

Solo el hurón es capaz de acabar con este problema, aunque los agricultores creen que tampoco es una medida contundente porque los conejos prefieren morir en la madriguera antes de salir de su cómodo refugio. Dicen que hay tantos que «los cazadores se aburren de cazarlos, los traen de 50 en 50, así que ni los cazan”, explican los campesinos. Adif, sin embargo tiene puestas sus miras en este mamífero carnicero que precisamente el hombre ha utilizado durante siglos para la caza del conejo.

(Imagen Pepe Catalá)