Archivo de la etiqueta: Bobadilla

Algeciras aboga por la modernización del tren

La Plataforma por el Ferrocarril del Campo de Gibraltar insiste en la necesidad de contar con un cronograma “serio y ajustado” para materializar todas las inversiones pendientes en la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla, incluyéndose la electrificación, para acabar con un cuello de botella que para el colectivo resulta “inadmisible”. La entidad ha difundido una resolución en la que demandan a todas las administraciones y entidades con capacidad de acción que persigan este objetivo, la modernización del trazado conforme a los mandatos de la Unión Europea, por el alto potencial de esta infraestructura para generar actividad económica. La resolución se emite en fechas en las que se están elaborando los próximos Presupuestos Generales del Estado por parte del Gobierno de España.

El manifiesto apunta que la crisis provocada por la pandemia ha castigado las economías de todo el mundo. “Pero nuestro país ha resultado especialmente perjudicado. Como ya sucediera en la crisis anterior, la actual ha vuelto a poner en evidencia que los sectores productivos que nutren de manera más significativa nuestro PIB son frágiles, de manera que la diversificación productiva siempre pendiente, no admite más demora en un contexto de incertidumbre presente y lamentablemente futura“, Así, para las organizaciones que forman esta plataforma, la electrificación de la sección que comparten los corredores Atlántico y Mediterráneo, la Algeciras-Bobadilla, “es la obra pública de infraestructuras del transporte pendiente en nuestro país con mayor tasa de retorno. Es de hecho una obra de Estado incomprensiblemente pendiente, a pesar de la unanimidad, al menos formal, de todos los actores relevantes en términos sociales, económicos y políticos”. “Invocar su carácter estratégico puede resultar reiterativo, pero seguir aplazando la puesta en carga de dos corredores básicos de la Unión Europea, atorados en este cuello de botella que condiciona la generación de empleo y riqueza no es admisible“, recalcan las organizaciones.

La referida electrificación y adaptación a los estándares europeos de la conexión ferroviaria entre Algeciras y Bobadilla, y la continuidad de su itinerario hasta Córdoba, Jaén y Madrid está sobre la mesa como un mandato europeo desde hace más de siete años y desde hace más de un siglo la conexión de Algeciras con Francia por tren, cita el manifiesto. “A las razones de sobra conocidas que avalan el proyecto se suman con fuerza de un tiempo a esta parte la necesidad imperiosa de reducir el tráfico pesado por sus externalidades negativas en términos medioambientales, ayudar a las empresas ya instaladas al calor de la pujanza productiva y portuaria a consolidarse y crecer, y animar nuevas iniciativas empresariales a implantarse no sólo en la comarca, sino en todos los territorios que una nueva línea ferroviaria, competitiva y ágil atraviese”, agregan. “Demasiado tiempo hemos asumido dificultades presupuestarias que impedían enfrentar la ejecución de este proyecto que, sin embargo, no han sido obstáculo para el desarrollo paulatino de otras infraestructuras de menor calado y demanda social, unanimidad institucional y necesidad económica”, critica la plataforma.

La plataforma incide en la apertura de nuevas vías para poder financiar la ejecución de las obras pendientes. “De un lado, los fondos extraordinarios europeos destinados a ayudar a todos los países de la Unión en la recuperación a consecuencia de la pandemia. España contará con recursos suficientes para financiar con cargo a dichos fondos proyectos vinculados a varios ejes, y entre ellos los que garanticen la sostenibilidad ambiental, la cohesión y la vertebración territorial. De otro lado, el gobierno de España encara la elaboración de unos PGE que dan certeza económica a inversiones de calado, toda vez que se están diseñando desde esa misma perspectiva de la recuperación postcovid. Suponen la garantía expresa de cuentas expansivas para todas las Comunidades Autónomas y reservan margen estatal suficiente para dinamizar la economía y la creación de empleo estable, palancas con la que revertir las devastadoras consecuencias que aún padecemos en mitad de una crisis sanitaria que ha desplomado la producción y el consumo a niveles dramáticos”, valoran.

A la vista de estas posibilidades para obtener fondos, el manifiesto subraya que se dan “las circunstancias apropiadas para que nuestra conexión ferroviaria se introduzca en la agenda política a nivel europeo y estatal, con un cronograma serio y ajustado en el tiempo que responda tanto a este momento presupuestario propicio, como a las obligaciones legales asumidas por nuestro país con la UE sobre su ejecución y finalización”. “Volver a relegar este proyecto no es un escenario que pueda contemplarse, no tendría defensa posible ni respondería a criterios que pudieran calificarse mínimamente como asumibles. Tan sólo desde una planificación de inversiones que respondiera a la arbitrariedad o a intereses ajenos al interés general podríamos encontrarnos fuera de las prioridades, algo que por tanto no barajamos”, concluye la Plataforma.

125 años de línea Bobadilla-Ronda

cartel_ferrocarril_bobadilla

«Celebramos nuestro pasado porque queremos tener futuro». Algo más que una frase. La presidenta de la Asociación Cultural Ferroviario El Raspilla, Juana Alarcón, reflejaba así hace unos dìas el sentir de las gentes de esta zona de Andalucía al presentar las actividades que conmemoran el 125 aniversario de la línea entre Bobadilla (Antequera) y Ronda. La continuidad hacia Algeciras permitió la consolidación de Bobadilla como el nudo ferroviario más importante de Andalucía desde finales del siglo XIX y durante buena parte del pasado.

Peser a su enclave rural, Bobadilla Estación ha contemplado el trasiego de personalidades de toda la geografía mundial. El escritor americano John Dos Pasos la llegó a calificar de «encrucijada de los siglos, de los tiempos y de las Españas”. Un enclave donde todo el mundo trasborda, “llena de moros, judíos, marroquíes, de franceses o ingleses», recuerda Juana Alarcón, quien destaca la buena impresión del escritor, quien apuntó que «le gustaría haber hablado aun más de la música de Falla y la Estación de Bobadilla».

En torno a la línea Málaga-Córdoba nacieron tres núcleos poblacionales: Campo Real, Los Prados y Bobadilla. Los dos primeros han desaprecido (el segundo engullido por la ciudad de Málaga). Solo el tercero mantienen algunos de sus rasgos, aunque la población es hoy en día Entidad Local Autónoma (ELA) del municipio de Antequera. El tren llegó por primera vez el 15 de agosto 1865. Las primeras viviendas fueron construidas por las compañías ferroviarias para sus trabajadores; después llegaron pobladores de otras áreas y se asentaron en las tierras cedidas por el ministro de Fomento, el marqués de la Vega de Armijo y conde de Bobadilla, Antonio Aguilar Correa Fernández.

Bobadilla siempre ha sido el nudo articulador de la conexión de la Costa del Sol con el centro peninsular y, en menor medida, de los itinerarios transversales andaluces. En 1930 era un nudo que distribuía los tráficos ferroviarios entre las capitales de Andalucía Oriental y Occidental y además, conectaba parte del territorio andaluz con Madrid a través del paso de Despeñaperros. En 1960, era un nudo de mayor entidad punto de cruce de los itinerarios Norte-Sur y Este-Oeste de Andalucía. La conexión de estos territorios con Madrid se hacía a través de Almorchón. Ya en 2005, el carácter del nudo de Bobadilla es un tanto distinto, ya que funciona más como embudo que canaliza las circulaciones con Málaga que como articulador del territorio andaluz.

Las conexiones Norte-Sur son las dominantes, empleando trenes muy rápidos (Talgos) a lo largo del corredor Madrid-Córdoba-Málaga, utilizando gran parte de la línea de Alta Velocidad Madrid-Sevilla. La conexión Este-Oeste es muy débil. Debe mencionarse la aparición de la relación con Cataluña a través del recorrido por Alcázar de San Juan.

A finales de los 70 y principios de los 80, la posición de Bobadilla entra en declive por la supresión de servicios, el desarrollo de las carreteras y la versatilidad del camión para el transporte de mercancías. El declive fue a más en 2006, tras la inauguración de la estación del AVE de Santa Ana, momento en el que se produjo una desviación del tráfico ferroviario y Bobadilla dejó de ser el nudo férreo. La erradicación de la tracción de vapor supuso el comienzo del fin del esplendor de estos núcleos, aunque Bobadilla ha logrado mantener -ayudado por su proximidad a Antequera- buena parte de su población.

Pese a ello, Alarcón cree necesaria la inversión para impulsar la línea que los conectará con el puerto de Algeciras. Sostiene además que cuenta con infraestructuras suficientes para jugar un «papel muy importante» en la distribución de mercancías, máxime con la futura construcción del Puerto de Seco de Antequera y la cercanía del puerto de Málaga.

La Asociación Cultural Ferroviario El Raspilla clama por la recuperación de los edificios que forman parte del patrimonio inmobiliario de la ELA. «La mejor forma es darle uso ferroviario. Es una forma de crear empleo y riqueza». Apunta que los edificios se podrían emplear para oficinas u otras dependencias administrativas como parte de las infraestructuras del Puerto Seco y el Corredor Ferroviario Central. Según el primer teniente de alcalde de Antequera, José Ramón Carmona, ya se han mantenido conversaciones con Adif para la cesión de estos espacios y que «vuelvan a tener vida».