El ‘penúltimo’ viaje del Tren del Irati


material-ferrocarril-Irati-Juanjo-Olaizola

Recurrir a la memoria. Los aficionados al ferrocarril tienen una cita el próximo día 30 en la localidad de Liédena, donde se va a conmemorar el 60 aniversario del ‘penúltimo’ viaje que realizó el Tren del Irati, que unía Sangüesa con Pamplona. La jornada, organizada por el Ayuntamiento de Liédena en colaboración con Cederna Garalur y el Consorcio Turístico Tierras de Javier, lleva por título “Liédena: el penúltimo viaje del Tren Irati”.

El establecimiento del ferrocarril llegó como complemento de la necesidad de trasportar las maderas del monte Irati en el Valle de Salazar. “El tren es parte de la memoria histórica de un puñado de localidades navarras que se levantan, en parte, a lo largo del recorrido del río del que tomó su nombre”, explica Cederna Garalur en un comunicado. El ferrocarril, que unía Pamplona con Sangüesa, era una línea de vía estrecha de 58 kilómetros de longitud, cuya principal misión fue la explotación forestal del monte Irati y su aproximación a la fábrica de Aoiz.

Sin embargo, pronto se convertiría en un transporte puntero para los valles de la zona, ya que fue el primer tren eléctrico de pasajeros de España. Operó desde 1911 hasta 1955, desplazado por el auge del automóvil y el transporte de mercancías por carretera. Esta compañía llegó a contar con una línea electrificada a lo largo de 59,517 kilómetros con 17 estaciones. Su domicilio social estuvo ubicado en Pamplona.

El material de tracción, de lo mejor que entonces se fabricaba, constaba de siete automotores grandes, de cuatro ejes, y otros dos más pequeños, de dos ejes, carrozados en madera, con trole de pantógrafo y motores tipo Latour y Winther-Eichbert. Había también una pequeña locomotora de vapor, ‘la Vascongada’, para servicios de maniobras. El material remolcado los constituían 2 coches-jardinera, 8 coches-remolque para servicio de viajeros, 4 furgones, 34 vagones cerrados de mercancías y 38 vagones abiertos para carga.

Desde hace algunos años, va tomando fuerza una iniciativa cuyo objetivo principal es recuperar el trazado del antiguo ferrocarril del Irati como camino natural peatonal e itinerario ciclista. Los promotores son los ayuntamientos del Valle de Egués, Lizoain/Arriasgoiti, Urroz Villa, Lónguida, Aoiz, Urraul bajo, Lumbier, Liédena y Sangüesa, que cuentan con la colaboración de Cederna Garalur, Tragsa, Gobierno de Navarra, Minetur y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, entre otras entidades.

Para dinamizar este proyecto, denominado Camino Natural del Tren Irati, el Ayuntamiento de Liédena se ha propuesto celebrar un evento anual al final de cada año, al que ha denominado “Liédena, 30 de diciembre: el penúltimo viaje”. Se ha escogido esta fecha porque un 30 de diciembre de hace 60 años (1955) el Tren Irati emprendió su ‘penúltimo’ recorrido como ferrocarril.

Aquel fue su ‘penúltimo’ viaje, porque ahora “comienza un nuevo trayecto: el hacer realidad el proyecto del Camino Natural del Tren Irati”, ha destacado Cederna Garalur. Para esta primera edición, se ha organizado un programa de actividades que incluye exposición y audiovisuales, charla-presentación y coloquio, recorridos en un tren de cinco pulgadas y reparto de chocolate con churros.

(Imagen Juanjo Olaizola)

Anuncios

Una respuesta a “El ‘penúltimo’ viaje del Tren del Irati

  1. Reblogueó esto en El blog de Juan Manuel Grijalvo…y comentado:
    Y también pongo enlace desde el site

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s