Archivo diario: octubre 18, 2012

Bombardier muestra vivo interés por entrar en el capital de Integria cuando deje de ser filial de Renfe

Integria es el chocolate apetible. Y así comienza a visualizarse. Bombardier, sin ir más lejor, estaría “muy interesada” en entrar en el capital de la división industrial y de talleres de Renfe, en caso de que el Gobierno decidiera una eventual apertura de su capital.

Integria realiza actualmente actividades de mantenimiento y fabricación de trenes, reparación y transformacion de repuestos, y de consultoría, entre otros servicios. La actividad industrial de Renfe constituirá una de las cuatro sociedades en que se segregará la actual operadora con el fin de prepararse para la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren prevista para julio de 2013.

El presidente de la compañía canadiense en España, Alvaro Rengifo, ya ha hecho oír su voz y ha iniciado la puja por la filial industrial de Renfe. Bombardier tiene actualmente una empresa conjunta con Renfe para mantenimiento de trenes, surgida de la cláusula que la operadora incluyó en sus últimos contratos de suministro de material, por la que se reservaba carga de trabajo en la fabricación y conservación de los trenes. No obstante, Rengifo apuntó a la posibilidad de que la firma desaparezca en el marco del plan de reducción de empresas públicas aprobado por el Gobierno.

La multinacional canadiense mantiene su apuesta por nuestro país. Descartada la demanda de nuevos trenes en España durante al menos los próximos cuatro años, Bombardier centrará su actividad en la exportación y en los contratos de señalización de nuevas líneas AVE, y en potenciar la actividad de los centros que tiene en el país, ubicados en Trápaga (Vizcaya), San Sebastián de los Reyes y Pinto (Madrid) y Sabadell (Barcelona). Estas instalaciones dirigen al exterior el 92% de su negocio, con el que factura algo más de 300 millones de euros anuales, frente a la tasa de internacionalización del 10% que presentaban hace unos años. En la actualidad, cuentan con una cartera de contratos a desarrollar en España por valor de 1.200 millones de euros y una plantilla de 745 trabajadores, de los que unos cincuenta se han generado en los últimos años, a pesar de la crisis.

Entre los proyectos a ejecutar en España sobresale el contrato de suministros que logró recientemente para los trenes que Talgo suministrará al AVE La Meca-Medina, los sistemas de propulsión del proyecto de monoraíl de Sao Paulo y los nuevos sistemas de señalización de los metros de Madrid o Londres.