Sócrates mantiene la necesidad del AVE Madrid-Lisboa pero no fija plazos para su construcción


Nuevo retraso, pero el proyecto sigue su curso. Aunque hay voces discordantes. El primer ministro de Portugal, el socialista José Sócrates, ha vuelto a defender el AVE Madrid-Lisboa, aunque reconoce que no puede fijar una fecha para su llegada por las dificultades del país para acceder a financiación. Sócrates insistió en que Portugal no puede cesar en su empeño de modernizar sus infraestructuras de transporte para reforzar la conexión con Europa, pese al rechazo que suscita el proyecto entre los partidos conservadores en la oposición por su elevado coste.

El primer ministro luso, que ejerce su cargo en funciones desde que presentó su dimisión el pasado 23 de marzo, insistió en que el AVE Madrid-Lisboa mantiene su carácter “prioritario” debido a que se trata de una “cuestión estratégica para el país”, aunque precisó que en este contexto es necesario “adaptarse a las condiciones financieras”. “No podemos en este momento comprometernos con un calendario” por no tener garantizada la financiación necesaria, subrayó el dirigente socialista en referencia a la conexión entre Lisboa-Poceirao, el primero de los dos tramos en que se divide el proyecto de alta velocidad con Madrid en suelo luso.

El concurso Lisboa-Poceirao, que incluye la construcción de un puente entre las dos márgenes del río Tajo en la capital lusa, fue lanzado en 2009 a un precio de adjudicación de cerca de 2.000 millones de euros, aunque al año siguiente el Gobierno decidió retirarlo alegando “razones técnicas y financieras” bajo la premisa de volver a presentarlo más adelante.

Por el momento se desconoce cuándo volverá a ser presentado, lo que incluso ha llevado a uno de los consorcios que acudieron al concurso (‘Tave Tejo’, participado por la compañía española FCC) a reclamar administrativamente los gastos en la elaboración de su propuesta, valorados en 10,6 millones de euros. Estaba previsto inicialmente finalizar los trabajos en este primer tramo durante el año 2013.

Respecto al segundo tramo en terreno portugués, entre Poceirao y Caia (en la frontera con Extremadura), el primer ministro luso incidió en que es un caso totalmente diferente debido a que el proyecto cuenta con fondos europeos y a que la financiación procedente de entidades bancarias fue negociada hace dos años, por lo que se obtuvo “a unos intereses muy reducidos”.

Las obras correspondientes a esta parte del proyecto fueron adjudicadas al consorcio luso Elos por un precio de 1.668 millones de euros y debían haber comenzado a principios de 2011, aunque el Ejecutivo luso ha precisado que esperará a un dictamen del Tribunal de Cuentas sobre su coste para comenzarlos.

La cuestión de la alta velocidad es una de las protagonistas de la precampaña electoral abierta en Portugal, ya que el principal grupo de la oposición, el Partido Social Demócrata, aboga por paralizar este tipo de infraestructuras debido a la dura crisis económica que afronta el país, más aún tras la petición de ayuda externa a la UE y el FMI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.