Archivo de la etiqueta: accionariado

La francesa CMA se hace con Continental Rail

La naviera francesa CMA CGM se ha hecho con la totalidad de del capital social de Continental Rail, hasta ahora en manos del grupo constructor español ACS, a través de su filial Vías y Construcciones. La empresa ha vendido la firma de tracción ferroviaria por 19,9 millones de euros, lo que supone la generación de unas plusvalías de 14,8 millones de euros. ACS ha indicado que se espera “ejecutar la venta en los próximos días”. Según indica el Registro Mercantil, Continental Rail factura cerca de 30 millones de euros anuales y cuenta con una plantilla aproximada de unas 100 personas. En España opera en 18 puertos y da pasos para el transporte de mercancías en el corredor ferroviario Atlántico.

Continental Rail, controlada al 100% por Vías y Construcciones, fue constituida para operar en el transporte ferroviario de mercancías y «estar preparada para la futura liberalización del transporte ferroviario de pasajeros», según se puede leer en la página web de la compañía. Una vez lanzada la apertura del mercado de alta velocidad, en diciembre de 2020, ACS no ha mostrado interés alguno por participar en un negocio que sí miraron Acciona o Ferrovial.

Con esta operación, CMA CGM, , la cuarta del mundo por capacidad de transporte marítimo de contenedores, ha desembarcado en el mercado del transporte ferroviario de mercancías español con la adquisición de la totalidad del capital social del operador y refuerza su posición en nuestro país en el mercado del transporte intermodal de mercancías. Además de los actores ferroviarios clásicos, están desembarcando con fuerza los grupos navieros, como muestra este movimiento de CMA CGM para disponer de tracción propia o la de Mediterranean Shipping Company (MSC) a través de la compañía portuguesa Medway. Se trata de la segunda gran operación del grupo francés en nuestro país en el último año tras el desembarco en el accionariado de Total Terminal International Algeciras (TTI Algeciras).

El grupo francés ya ha dado pasos en el transporte intermodal en España como el recientemente anunciado tren lanzadera entre el puerto de Valencia y Zaragoza. Este servicio, que se ha iniciado con tres salidas semanales se une al que mantiene en entre Barcelona y la capital de Aragón, con una frecuencia de cinco salidas semanales. A través de esta nueva ruta ferroviaria, CMA CGM aspira a ofrecer una solución “muy competitiva vía Zaragoza para la dinámica zona industrial de Tudela, Cartuja Baja y Ejea de los Caballeros, donde se ubican industrias del sector automotriz, papelero, químico, metalmecánico y de productos agrícolas”.

Desde su fundación, el 17 de mayo de 2000, ACS creó Continental Rail con la intención de operar en el transporte ferroviario de mercancías y estar preparada para la liberalización del transporte de pasajeros. En esta línea, la actividad de la división en venta se centra en el transporte comercial de mercancías por ferrocarril, el transporte de materiales de construcción y mantenimiento para líneas de alta velocidad y la gestión y explotación de terminales ferroviarias y redes ferroportuarias.

(Imagen André Marques en Wikipedia Commons)

¿Alianza Renfe-SNCF para el tren low cost?

La operadora francesa mantiene contactos con altos cargos de Renfe para adquirir una participación accionarial en EVA, el tren de bajo coste que la copañía española tenía previsto lanzar en el primer trimestre de 2019. A cambio, SNCF estaría dispuesta a facilitar el acceso de Renfe a la red ferroviaria francesa en la que desde hace tiempo el grupo galo opera a través de los TGV y de la marca de bajo coste Ouigo, como adelanta Expansión.

La propuesta está en manos de la cúpula de Renfe, que fue relevada a finales de junio tras la llegada del PSOE al Gobierno, según relata el citado diario. Se desconoce si la nueva administración del grupo dependiente del Ministerio de Fomento ha retomado esta iniciativa o, por el contrario, la ha descartado. «Entre las dificultades de una compañía tan compleja como Renfe destaca que sus interlocutores y su plan de negocio cambian con demasiada frecuencia«, indican las fuentes empresariales consultadas por este medio para ilustrar la dificultad para tomar decisiones de carácter estratégico.

Renfe estaba dirigida hasta finales de junio por Juan Alfaro, que fue relevado por Isaías Taboas. En estos tres meses, la empresa ha experimentado una profunda remodelación de su cúpula, en la que ya no está alguno de los promotores del proyecto EVA. Inicialmente, la segunda marca de alta velocidad de Renfe tendría que entrar en funcionamiento en el primer trimestre de 2019. Desde la compañía apuntan que va a ser imposible cumplir con este calendario, ya que han surgido problemas con la estación de El Prat en Barcelona y con la configuración de cinco filas de los trenes que se habían seleccionado para prestar el nuevo servicio que, de media, va a ofrecer tarifas un 25% más bajas que en la actualidad en el corredor entre Madrid y Barcelona.

Para conseguir esa rebaja sin dañar márgenes, la compañía pretendía reducir los costes de operación (comercialización y servicios a bordo) y elevar la productividad aumentando el número de kilómetros recorridos por tren al año. Actualmente, los trenes AVE recorren de media 380.000 kilómetros al año y la aspiración de Renfe era alcanzar los umbrales de los trenes franceses, que duplican esa magnitud.

En su presentación, en febrero de este año, los directivos de Renfe indicaron que EVA empezaría con cinco frecuencias desde las estaciones de Atocha a la de El Prat. El parque elegido para los EVA fueron los AVE de la serie 102 (Talgo-Bombardier), de color rojo. La aspiración en ese momento era llegar al millón de clientes a partir del primer año. El último en hablar sobre este asunto fue el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, que el pasado 2 de septiembre indicó que aún no hay fecha para lanzar la segunda marca de Renfe.
Saura aseguraba que el compromiso del actual Gobierno es que «nada se pare», pero admite que tienen que «hablar claro y decirle a los ciudadanos que los plazos que se prometieron son incumplibles porque mintieron descaradamente».