Archivo diario: noviembre 6, 2012

La Generalitat pugna con Renfe y Fomento por el servicio de Cercanías y pide multas millonarias

Guerra abierta entre Renfe y la Generalitat. Y Fomento de por medio. La acumulación de retrasos y otras alteraciones en el servicio de tren que se registraron en Cataluña la última quincena de septiembre han llevado a la Generalitat a abrir 125 expedientes sancionadores a Renfe que podrían acabar en una sanción de un máximo de 3,7 millones de euros. El conseller del departamento de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha asegurado que las posibles sanciones no responden a medidas recaudatorias, sino que con ellas se intenta forzar a Renfe a prestar un mejor servicio.

La respuesta del Ministerio de Fomento no se ha hecho esperar. Acusa a la Generalitat de “buscar confundir a la opinión pública” y recuerda que el Govern acumula una deuda con Renfe de 291 millones de euros por la prestación de los servicios en Cataluña.

Renfe, por su parte, afirma que presentará alegaciones a los expedientes y que estudiará con sus servicios jurídicos “acciones para la defensa de sus intereses”. La compañía asegura que la Generalitat aún tiene pendiente la firma del contrato-programa que regula el servicio de Cercanías con Renfe Operadora. Este contrato tendría que estar vigente desde el 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2015.

Según la información recabada por la Generalitat y facilitada por la propia Renfe, en el período analizado se suprimieron 87 trenes (62 de forma total y 25 de manera parcial) y sólo se habilitó transporte alternativo por carretera para 12 de estos convoyes. En la documentación aportada, Renfe admite también que se produjeron 478 retrasos en la circulación de trenes, de los que 188 fueron superiores a los 15 minutos. Las incidencias se produjeron en las doce líneas de trenes de Cercanías y Regionales de Cataluña, aunque tuvieron una incidencia especial en la R1, R2, R3 y R4.

Dado que las infracciones graves están castigadas con sanciones que van entre los 6.001 y los 30.000 euros por expediente, la Generalitat podría concluir dentro de tres meses, cuando finalice el trámite administrativo, que la multa a pagar alcance un máximo de 3,75 millones de euros. “Contamos con cobrar. Evidentemente, no podemos entender que pase otra cosa que no sea que cobremos. Renfe no se puede saltar la ley”, ha señalado Recoder.

La Generalitat ha llevado a cabo entre los días 15 y el 26 de octubre pasados cerca de 1.400 nuevos controles en Cercanías y Regionales y ha detectado 858 incidencias que podrían acabar en nuevos expedientes sancionadores.

El pasado mes de junio, el Gobierno catalán, que gestiona el servicio ferroviario de Cercanías desde 2010, plantó al ministerio de Fomento al negarse a firmar el contrato-programa mientras este ministerio no cumpliera con las inversiones prometidas en la red de Cercanías en Cataluña.

La compañía ferroviaria ha anunciado, asimismo, que ha interpuesto un recurso de reposición contra las nuevas condiciones generales de utilización de los servicios ferroviarios aprobadas “de forma unilateral por la propia Generalitat” el pasado 3 de octubre.

La Generalitat niega la mayor y desmiente que tenga alguna deuda con Renfe por la prestación de sus servicios en Cataluña, al tiempo que asegura que es el Ministerio de Fomento el que debe pagar ya que el Govern se negó en su día a asumir el coste de unas competencias que le llegaban sin contraprestaciones económicas.