Archivo diario: marzo 16, 2013

Aquitania y Aragón intensifican sus contactos para la reapertura de la línea entre Pau y Zaragoza

canfranc-aspecto-abandonado-linea-e-instalaciones

Nueva vuelta de tuerca. La región francesa de Aquitania y el gobierno de Aragón firmaron el viernes en Burdeos un protocolo de acuerdo con miras a que sea posible cruzar en tren la parte central de los Pirineos, con la reapertura de la línea ferroviaria entre Pau y Zaragoza. Este protocolo establece un calendario de estudios y trabajos a validar con los estados español y francés con miras a la reapertura hacia 2020 de esta línea cesada luego de un accidente en 1970 y luego abandonada.

Luisa Fernanda Rudi, presidenta del gobierno de Aragón, expresó a su homólogo de Burdeos “la voluntad de Madrid de franquear los Pirineos”, y ambas regiones anunciaron que presentarán el 26 de marzo ante la Comisión europea un expediente para pedir subvención.

De lado francés, los trabajos de rehabilitación están previstos en los 36 kilómetros de la línea entre Pau y Oloron-Sainte-Marie, y el Consejo regional de Aquitania financió totalmente la readecuación de los 25 kilómetros que unirán a fines de 2015 Oloron a Bedous, última ciudad antes de la entrada al túnel en los Pirineos. Los costos de los trabajos más importantes se sitúan en este eje a lo largo de 32 kilómetros entre Bedous y la estación de Canfranc (España), y están evaluados en cerca de 369 millones de euros del lado francés

En el marco de este convenio, Aragón y Aquitania van a solicitar fondos para el Canfranc a través de la convocatoria plurianual de proyectos de la Red de Transportes Transeuropea de la Comisión Europea, que comprende actuaciones a realizar entre 2013 y 2015. En concreto se van a impulsar solicitudes para obras y para estudios en los diversos tramos. El Gobierno de Aragón ya ha aprobado una inversión de 2,2 millones de euros para el periodo 2013-2015, una aportación que podrá disminuirse hasta en un 50 % si se obtiene la financiación europea.

Según ha manifestado Rudi, en la parte española, el tramo pendiente de modernización de la línea va desde Huesca a la frontera y los proyectos, ha dicho, podrían ejecutarse en un horizonte de tres años con unas cantidades “asumibles” a pesar de la situación económica.

En la reunión en Burdeos, a la que también ha asistido el consejero de Obras Públicas aragonés, Rafael Fernández de Alarcón, Aragón y Aquitania también han fijado una hoja de ruta para favorecer la consecución de la travesía ferroviaria por el Pirineo central mediante un túnel de baja cota, de modo que la región francesa ha ofrecido su apoyo al impulso de otra de las aspiraciones aragonesas en el sector del transporte.

(Imagen Sergio García)