Archivo diario: mayo 6, 2012

Renfe adquirió el primer ordenador que llegó a España y que hoy se expone en el Muncyt

Ni el Banco de España (o ningún otro) ni Telefónica ni IBM. Renfe. Ahora que abre sus puertas en La Coruña el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, más conocido como Muncyt, tras cuatro años de intenso de trabajo y cerca de tres décadas recopilando las piezas claves en la historia de la ciencia española, vuelve a la actualidad el primer ordenador que llegó a España. Era 1959 (si bien no comenzaría a funcionar hasta 1960) y ‘la Renfe’ adquiría para gestionar las nóminas de sus empleados un ordenador, el primero de sus características que entraba en nuestro país. Hasta hace pocos años el hecho apenas si se había divulgado. La adquisición del equipo tuvo escasa repercusión en la época e incluso las alusiones en los fondos documentales de la empresa eran vagas, difusas e imprecisas. Pero lo cierto es que Renfe fue pionera en trabajar con cerebros electrónicos.

El Museo Nacional de Ciencia y Tecnología expone durante estos días primer ordenador que llegó a España en los años cincuenta y que fue utilizado por Renfe para llevar la nómina de sus empleados. Su memoria era de 1kb. Se trata del IBM ‘650 Magnetic Drum Calculator’ , un voluminoso modelo recibido con cargo a los fondos del llamado programa de Ayuda Económica Americana que representaba la transición entre los ordenadores electromecánicos con tarjeta perforada y los actuales basados en transistores. El conjunto instalado en Renfe estaba formado por una unidad lectora-tabuladora, una lectora-perforadora, una unidad de cálculo y una memoria central de 20.000 posiciones; elementos éstos que inicialmente se destinarían a tareas de control de vagones y al cálculo de las nóminas del personal.

Es 150 veces más grande que un ordenador actual y con un peso mil veces superior; el cableado se realizaba de manera manual. Este modelo de ordenador, que de nuevo se vuelve a exponer en una muestra (ya estuvo presente en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia) fue diseñado para su utilización en trabajos científicos y de ingeniería, pero fue adaptado posteriormente para su uso en el mundo de la empresa. Parte del éxito que obtuvo se debió a su total compatibilidad con los anteriores sistemas a los que se añadía una máquina capaz de realizar más operaciones diferentes y a una mayor velocidad. Es un modelo “fundamental en la historia de IBM ya que con su funcionamiento por medio de lámparas de vacío, fue un puente entre los antiguos ordenadores electromecánicos, simples máquinas para procesar datos, utilizadas desde principios de siglo y con poca capacidad de cálculo, y los actuales ordenadores desarrollados a partir de transistores, recalcan los responsables de la actividad, tal y como se detalla en su presentación en el Muncyt.

Renfe fue pionera en la introducción del ordenador en los procesos administrativos de la empresa española, según acreditan los historiadores quienes aseguran además que fue la primera empresa ferroviaria del mundo en aplicar la informática a los sistemas de venta de billetes y reserva de plazas, y que, desde 1960, no ha dejado de evolucionar, en el plano tecnológico, convirtiéndose en una de las empresas punteras en la aplicación de las nuevas tecnologías al ferrocarril.

Pese la importancia de la adquisición, la noticia apenas si trascendió en los medios informativos de la época. Una noticia aparecida en la revista barcelonesa ‘Garbo’, con fecha 4 de julio de 1959, en la que, bajo el titular de “Un cerebro electrónico para la Renfe” e ilustrada con fotografías, se menciona la adquisición del citado ingenio para los servicios de Estadística e Inspección Económica de la empresa ferroviaria con un coste que se calcula en más de 250.000 dólares.

IBM realizó una estimación inicial de venta de cincuenta unidades, cifra que, finalmente, se elevaría a mil.

(Fuente José Mariano Rodríguez. FFE)