Un desprendimiento provoca el descarrilamiento de un tren de Feve, con 14 pasajeros heridos


accidente-feve-en-cantabria.jpg

Las rocas y los árboles. Catorce personas han resultado heridas, tres de ellas de gravedad, según el Servicio cántabro de Salud, al descarrilar un tren de cercanías entre las localidades cántabras de Golbardo y San Pedro de Rudagüera, tras arrollar unas piedras que cayeron de la ladera y que invadieron la línea ferroviaria. Los árboles de la ribera evitaron una tragedia. Feve y Protección Civil han informado de que el suceso ha tenido lugar sobre las 18.10 horas, cuando el tren ha descarrilado tras ese desprendimiento de piedras sobre la vía. El tren de cercanías, que hacía la ruta entre Santander y Cabezón de la Sal, transportaba a 14 personas, que han resultado heridas.

Al parecer, los árboles han impedido que los daños fueran mayores, ya que han sujetado al resto de los coches y han impedido que cayeran al río Saja, como casi sucedió con el primer vehículo. “La visión de los hechos impresiona”, declaró el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, en el lugar del accidente. Diego ha apuntado que el primer coche “no sólo ha volcado, sino que ha quedado retenido por dos árboles en la mismísima orilla del río”. Si no hubiera sido por estos dos árboles que lo han contenido probablemente la trascendencia podría haber sido peor”, ha recalcado el jefe del Gobierno regional.

Como describió el presidente cántabro, dos coches de la unidad quedaron volcados sobre las vías y el primero del convoy cayó junto al río Saja, que pasa por la zona, aunque los árboles sirvieron de tope y frenaron la caída. Junto a la Guardia Civil y efectivos de los parques de emergencias del Gobierno se ha contado con buzos de Cruz Roja, para comprobar si alguno de los pasajeros había caído al agua, aunque al final no intervinieron.

«El maquinista fue consciente en todo momento y, de hecho, fue el primero en salir para ayudar a los pasajeros», contaban mientras los servicios de emergencia llevaban a los heridos. Minutos de tensión y el sonido de los gritos de dolor de una de las últimas personas en salir, con el rostro ensangrentado. No era fácil. Los heridos, una vez rescatados del tren, tuvieron que ser trasladados por un tramo de unos doscientos metros de vía antes de alcanzar una rampa en el terreno para acceder a las ambulancias, ya en un camino

Cuatro de los pasajeros han sido atendidos en el mismo lugar del suceso, y diez han sido evacuadas a centros hospitalarios por las lesiones que han sufrido. Al parecer, siete de los viajeros fueron atendidos en el hospital de Sierrallana de Torrelavega; otros dos fueron evacuados a Valdecilla con fracturas y politraumatismo. En este mismo centro de la capital se ingresó además directamente a otra persona, con traumatismo craneoencefálico.

Hasta el lugar del siniestro se han trasladado el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el delegado del Gobierno en la región, Samuel Ruiz. También acudieron los servicios de Adif y de Renfe, para encarrilar el material, reparar los daños y restablecer la circulación en el menor tiempo posible. Entre tanto se ha establecido un plan de transporte alternativo entre las estaciones cántabras de Puente de San Miguel y Cabezón de la Sal.

Adif informa de que ha iniciado la investigación de los hechos y de las causas, aunque agrega que “inicialmente todo apunta al desprendimiento de tierra ocasionado por el temporal de lluvia que afecta a la zona”.

El presidente Diego ha destacado que ahora queda estar “pendientes” de la evolución de los heridos. Ha añadido que la ministra de Fomento, Ana Pastor, le ha llamado por teléfono al conocer el suceso y se ofreció a desplazarse a Santander. “Y lo ha hecho ya el presidente de Renfe que está en camino”, ha agregado Diego, que ha aludido al personal de Feve que trabajaba de noche para rehabilitar el tráfico ferroviario.

(Imagen Javier Rosendo)

2 Respuestas a “Un desprendimiento provoca el descarrilamiento de un tren de Feve, con 14 pasajeros heridos

  1. Las vías del “pajarraco veloz” están llenas de sensores de caida y eso que no circula por zonas escarpadas.

    Y los ponen en todos los sitios, por CIENTOS y cientos, ya sea en pasos superiores, inferiores, entradas y salidas de túneles, puentes y viaductos, desmontes y terraplenes, zapatas y estribos de las grandes obras, esas necesarias para que el AVE vuele bajo.

    Y claro está, las monitorizan, con decenas de cámaras para escrutar hasta el más mínimo detalle que pueda molestar a estos “pájaros”, que necesitan tan buen y esmerado cuidado y protección, que viene como no, del dinero de todos, tanto si viajáis en el, como si no os lo podéis permitir.

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.