Francia declara de utilidad pública el tramo de alta velocidad Tours-Angulema


El Gobierno francés anunció ayer que ha firmado la declaración de utilidad pública para el tramo Tours-Angulema, que forma parte del proyecto de línea de tren de alta velocidad (TGV) que debe unir París con Burdeos y con la frontera española por el País Vasco. El Ministerio de Ecología indicó en un comunicado que su titular, Jean-Louis Borloo, y el secretario de Estado de Transportes, Dominique Bussereau, han sido los encargados de rubricar el decreto que declara las obras para la realización de ese tramo de 302 kilómetros “de utilidad pública y urgentes”.

El departamento puso el acento en que ese decreto era “una condición pública indispensable” para que sea posible empezar a construir esa distancia de la nueva línea de TGV, cuya financiación, estimada en 7.100 millones de euros, “se está constituyendo” entre las diversas administraciones francesas concernidas. También recordó que en julio de 2006 ya se había dado el visto bueno a la declaración de utilidad pública para una primera sección de 121 kilómetros entre Angulema y Burdeos.

Las dos juntas forman parte de la línea de alta velocidad Sur Europa Atlántico (SEA), desde París hasta la frontera española, hasta Toulouse y hasta Poitiers en la parte francesa, y conectarían en Tours con la infraestructura de TGV que ya está en funcionamiento entre la capital francesa y Tours.

En conjunto la infraestructura de la línea SEA en territorio francés representa una inversión estimada de unos 16.000 millones de euros, según el Ejecutivo francés, que en total prevé lanzar 2.000 kilómetros de nuevos corredores ferroviarios de alta velocidad de aquí a 2020. Cuando se construyan los dos tramos entre Tours y Burdeos, el trayecto entre esta última ciudad y Burdeos se reducirá en 50 minutos.

Esta declaración de utilidad pública llega apenas una decena de días después de que estallara una polémica con el anuncio por la ministra francesa de Interior, la conservadora Michèle Alliot-Marie, de que se suspenden los estudios para construir un nuevo corredor ferroviario, dedicado al TGV, entre Bayona y la frontera española. Alliot-Marie, que es la alcaldesa adjunta de San Juan de Luz, justificó el abandono de ese nuevo corredor por considerar que su construcción tendría un fuerte impacto medioambiental en la costa vascofrancesa, y por estimar que con mejoras en la actual línea férrea convencional al menos hasta 2020 no hay riesgo de saturación.

Ese anuncio provocó reacciones de descontento tanto del presidente de la región de Aquitania, el socialista Alain Rousset, como del alcalde de Burdeos, el conservador Alain Juppé, inquietos porque consideraban que renunciar a la alta velocidad en el último tramo de conexión con España del proyecto SEA podía poner en peligro el resto de la línea o al menos posponer la llegada del TGV a Burdeos.

(Fuente El Correo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .