Archivo de la etiqueta: visitas

Treneando supera ya los 4.000.000

proyecto-trenes-4

Con vuestro permiso. Voy a hablar de mí. LLegado a estas alturas, creo que no sólo es conveniente sino obligado. Porque Treneando supera ya los 4.000.000 hits o impactos. Y quiero haceros partícipes de este logro, porque la ocasión así lo requiere. Dejadme, por tanto, que hoy presuma de ello y me adelante a celebrar con vosotros mi séptimo año de presencia diaria en internet.

Se dice pronto. Son 82 meses de presencia continua en la red. Treneando está a punto de cumplir siete años. Abierto todos los días del año para satisfacer la curiosidad, el entretenimiento o la información. Porque este humilde blog solo tiene un objetivo. Como dice en su presentación, está ahí para contar lo que acontece en torno al mundo del tren. Y en ese todo caben tantas cosas que, al final, se hace más fácil de lo que parece comparecer a diario ante vosotros. Porque, seamos sinceros, uno escribe con un solo fin: que le lean. Y cuanto más se pueda contribuir a difundir el mundo del tren, popularizarlo y hacerlo accesible a todos, mejor para mí y mejor para los lectores de esta bitácora.

Superar los 4.000.000 de visitas colma las aspiraciones de cualquiera. Como he repetido ya varias veces, este blog nació casi por casualidad, tratando de demostrar si la herramienta era válida para construir unas bitácoras interesantes, aunque en una plataforma diferente. Y el primero que quedó atrapado en esa tupida red fui yo, que ya no puedo escapar a esa cita diaria con quienes estáis ahí, al final de la cadena, para leerme. El reto era ese, acudir a la cita puntual (algunos creen que soy demasiado persistente y constante) con mi testimonio del día (hubo un tiempo en que escribía hasta tres posts diarios, pero es evidente que ese ritmo resulta desmesurado). Me consta que hay lectores habituales que esperan, poco antes de la medianoche, el encuentro con Treneando. Y eso ya es suficiente aliciente.

Siento repetirme. Pero es así. Treneando nunca ha pretendido ser una plataforma para especialistas (las hay muy buenas e interesantes). Más bien el objetivo es hacer visible y palpable ese universo que se mueve entre las dos vías; sin espantar a los primeros y conquistar a los demás o, al menos, tentarles. Y con el tiempo, he ido alcanzado pretensiones más altas, por qué no, de forma que esta bitácora sea cuando menos objeto de curiosidad para mucha gente. Y con ese ánimo me enfrento todos los días a una batalla que confío en ganar para alcanzar el verdadero premio: lectores que necesiten leer y que se sientan satisfechos con lo que leen. Tan sólo eso.

Este tiempo ha dado para mucho. Gracias a este blog he ido consolidando mis conocimientos. Y además he conseguido abrir un pequeño agujero en ese mundo tan pétreo de los ferroviarios que miran con recelo a los que somos ajenos al sector. Me consta que no lo hacen a mala fe; pero desconfían (no sin razón) de quienes pretenden dar lecciones y señalar caminos. Poco a poco, con un trabajo constante, he ganado algunas confianzas, pero reconozco que aún parezco sospechoso (…). Y que necesito más tiempo para desterrar miedos y prejuicios.

Treneando me ha dado ocasión de llevar el mundo del ferrocarril al medio donde trabajo. A través de una sección bautizada como relatos ferroviarios pretendo haceros partícipes de ese extraordinario universo. Muchos de los temas que ahí he reflejado tienen su origen en este blog. Y gracias a los dos mi labor ha obtenido una inmensa recompensa. En enero de 2015 recogí el Premio de Periodismo ‘Ciudad de Guadix, que concede el ayuntamiento accitano, por un reportaje en el que glosaba la historia de la máquina más ferroviaria que circula por nuestro país.

Perdonad este ejercicio de ombliguismo. A algunos os parecerá superfluo; otros pensaréis que tampoco es para tanto. Quizá haya incluso algunos que festejéis conmigo esta ocasión. A todos, sin excepción, os doy las gracias. Gracias por permitirme seguir escribiendo sobre el mundo del tren. ¡Cuatro millones de gracias!

El tren del Vaticano y la villa de Castel Gandolfo

vaticano-tren-pasajeros-exhibicion

Un nuevo tren turístico enlazará semanalmente la Ciudad del Vaticano con la villa papal de Castel Gandolfo, comunicaron los responsables de los Museos Vaticanos durante la reapertura de esta conexión ferroviaria. Un convoy tirado por una locomotora de vapor recorrió el trayecto que separa la estación vaticana, dentro del propio Estado, con Castel Gandolfo, la que fuera residencia veraniega de los papas.

Desde el sábado 12 de septiembre será posible acceder al Palacio Apostólico de esa localidad para visitar los nuevos espacios de la Galería de los Retratos de los Pontífices. Durante el recorrido, el director de los Museos Vaticanos, Antonio Paolucci, elogió la decisión del papa Francisco de abrir las puertas de un edificio que, hasta ahora, sólo se abrían en contadas ocasiones.

“Ha tenido que llegar un papa del fin del mundo, y decir un día: tengo demasiado que hacer en Roma, no puedo moverme ni disfrutar de esos sitios maravillosos a 30 kilómetros de aquí, pero quiero que lo disfruten los demás”, afirmó Paolucci. Y a continuación añadió: “si esto no es signo del cambio de los tiempos, no sé que puede serlo”.

La red ferroviaria de la Ciudad del Vaticano nunca ha contado con servicios regulares de pasajeros. Pero tiene un reducido tráfico de mercancias, compuesto por productos de consumo para la Santa Sede, que se gestiona desde la Sección de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. El andén papal ha visto, sin embargo, partir trenes especiales cargados de suministros de socorro de emergencia destinados a las víctimas de las inundaciones en el norte de Italia y otros lugares. Más recientemente, el 21 de mayo de 2011, la estación del Vaticano abrió sus puertas parada dar salida al tren ‘Cáritas Express’, con el que se pretendía conmemorar el 60 aniversario de Cáritas Internationalis. El convoy estaba compuesto por una locomotora de vapor de 1915 y otra eléctrica, que se turnaron durante el viaje, y cinco coches. Precisamente uno de ellos era el que empleó Juan XXIII en su viaje a Asís.

Solo en circunstancias especiales se puede autorizar la entrada de trenes de pasajeros en el Vaticano. La última vez que se abrió la estación fue en junio de 2013. El Papa Francisco recibió en la terminal pontificia a los 250 pasajeros del ‘El Tren de los Niños’, un viaje a través de la belleza promovido por el Consejo Pontificio para la Cultura en el marco del Patio de los Niños, en colaboración con los Ferrocarriles del Estado italiano.

El Museo del Ferrocarril de Santander reanuda este próximo viernes las visitas guiadas

TFGP.

TFGP.

De vuelta ya. Las visitas guiadas al Museo del Ferrocarril se reanudan el próximo viernes, una vez que el Ayuntamiento de Santander ha concluido las obras de asfaltado para mejorar los accesos al centro, ubicado en una nave de Adif. Las obras de mejora incluyen, además del asfaltado, ya finalizado, la instalación de vallas de separación del camino de las vías y la dotación de iluminación al recorrido hasta el centro, al que se accede por un camino que parte del aparcamiento de Las Estaciones.

A falta ya sólo de algunos remates, el Ayuntamiento y la Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril han decidido reanudar las visitas guiadas al museo, ubicado en una nave de 650 metros cuadrados que albergó en otro tiempo los antiguos talleres de vagones. Las visitas se han programado para los martes y los viernes (salvo festivos), a las 19.30 y 20.30 horas, en grupos de 15 personas, previa reserva en la Oficina de Turismo de los Jardines de Pereda o a través de los teléfonos 942.203.000 y 942.203.001, ha informado la concejal de Turismo y Relaciones Institucionales, Gema Igual. Para grupos de colegios, asociaciones y otros colectivos se podrán concertar visitas a otras horas, llamando al teléfono 669.999.944 o gestionándolo también en la Oficina de Turismo.

En estas visitas, de unos 45 minutos de duración, “los participantes tienen la oportunidad de hacer un recorrido por la historia del ferrocarril a través de una importante colección de piezas”. Destacan, por ejemplo, una locomotora quitanieves de 1930, recientemente restaurada; la locomotora ‘Peñacastillo’, una máquina de vía estrecha, o la locomotora ‘Udías’, utilizada en Reocín.

El museo recopila una amplia selección de planos, maquetas de vías y estaciones, locomotoras en miniatura, uniformes, documentos, carteles, faroles de carburo, fotografías, máquinas de expedir billetes y libros, que descubren los entresijos de la historia reciente del ferrocarril tanto a niños como adultos.

El Ayuntamiento de Santander y la Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril mantienen un convenio de colaboración por el que el Consistorio contribuye a la promoción del museo y colabora además en la restauración y recuperación de algunos de sus fondos. La asociación, por su parte, organiza jornadas de puertas abiertas y otras actividades divulgativas dirigidas al público general.

Sacyr dirigirá las obras de construcción de la nueva estación del Casco Viejo del metro de Bilbao

boca-acceso-tunel-linea3-metro-bilbao

La Línea 3 del metro de Bilbao avanza. Sacyr se ha adjudicado el contrato de obras de construcción de la estación Casco Viejo por un importe de 8,52 millones de euros. La estación de Casco Viejo constituirá el “centro neurálgico” de la nueva línea del suburbano, dado que se configurará como un intercambiador de transportes, con correspondencia con las otras dos líneas de metro, el tranvía y una línea de Euskotren.

El proyecto consiste en la demolición de la actual estación y la posterior construcción de la nueva, manteniendo su esquema funcional y los tres en los que se divide. El nivel inferior es el vestíbulo de acceso y donde se ubican las canceladoras. En este se sitúan además, los cuartos técnicos necesarios para la explotación de la estación. La comunicación con el nivel de andenes se realiza a través de escaleras fijas, de 3,60 metros de anchura y ubicadas en ambos extremos del andén. El vestíbulo cumple la función de distribuir los diferentes flujos de viajeros que coinciden en la estación. En el nivel superior o de andenes, la disposición prevista es de andenes laterales. El nivel de acceso a Línea 1 conecta con el cañón de acceso a la estación de Casco Viejo de la línea original.

La línea 3 del metro de Bilbao, que será operada por Euskotren, ofrecerá conexiones ferroviarias cada 7,5 minutos entre Etxebarri y Matiko, y atenderá a una población de más de 70.000 personas, que dispondrán de una estación del ferrocarril metropolitano a menos de 10 minutos de sus domicilios.

La nueva infraestructura contempla una línea ferroviaria de 5,885 kilómetros de longitud y siete estaciones: San Antonio de Etxebarri, Otxarkoaga, Txurdinaga, Zurbaranbarri, Casco Viejo, Uribarri y Matiko. Todas ellas de la misma tipología que las diseñadas por Norman Foster para las líneas 1 y 2 de metro. Dará servicio principalmente a los barrios del Norte de Bilbao, pero también va a permitir la llegada al centro de la capital de las personas procedentes de Bermeo, Durango o Eibar.

La tercera línea del Ferrocarril Metropolitano de Bilbao cuenta con un presupuesto de 279 millones de euros, que serán sufragados a partes iguales por el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno vasco y la Diputación Foral de Vizcaya.

En una experiencia inédita, el Gobierno vasco abre al público las obras de la futura expansión del metro. A través de la sociedad pública Euskal Trenbide Sarea (ETS), ha puesto en marcha unas visitas con el objetivo de mostrar las entrañas de la que será la próxima expansión del suburbano. Un proyecto que entrará en servicio a finales del año que viene, según la última fecha fijada por los responsables políticos de las dos instituciones implicadas en su construcción.

(Imagen Luis Angel Gómez)

Treneando supera los dos millones de visitantes

Ya soy millonario; doblemente millonario. Gracias a vosotros, a los que me leeis todos los días, de vez en cuando o lo hacéis de foma esporádica, Treneando supera ya los dos millones de visitantes. Algo más de tres años y medio de haber comenzado esta aventura, puedo presumir (perdonad la petulancia) de haber conseguido superar un importante reto: 1.312 días de presencia continua en la red y con aspiraciones a seguir, al menos, el doble. Simplemente hasta que el último de mis lectores se canse y deje de leerme. .

Dejadme, por un día, que sea yo el protagonista de este post. Permitidme presumir, al menos por un instante, de este momento. Reconozco que me siento feliz de haber llegado a este punto, pero con el compromiso firme de superarlo y, por qué no, multiplicarlo más allá de donde las vías se cruzan en el infinito.

Concededme presumir de amigos, porque así es como os siento. Y os imagino como a gente interesada por este mundo del ferrocarril tan variopinto; y tan cerrado en ocasiones, donde se hace difícil entrar sin disponer del ‘carné de ferroviario’. Al fin y al cabo, y así lo he dicho en varias ocasiones, reconozco que no sé muchas cosas, pero trato de aprender y, sobre todo, de comunicar y hacer más permeable ese universo de los trenes. Pero siempre con ánimo constructivo y, sobre todo, divulgativo.

Os agradezco de todo corazón que me hagáis cuantos observaciones estiméis oportunas sobre los temas de los que escribo. Que incluso me rectifiquésis, cuando sea procedente. No tengais cuidado: los publicaré. Reconozco que ha habido comentarios que no han visto la luz; no porque sean críticos con lo que cuento, sino porque se han vertido insultos o se ha descalificado a terceras personas que no pueden defenderse o responder. Solo en esos casos los he enviado al limbo del spam. Todos los demás se ven.

Lo dije cuando llegué al millón de visitas. Y me repito. Treneando nació en enero de 2009 con vocación de ser universal. Y lo que comenzó como una simple tarea mecánica (me tocó probar la plataforma de wordpress y ver sus posibilidades) ha acabado convirtiéndose en un placer diario. Aunque en ocasiones también es tortuoso seguir la estela que deja el ferrocarril. Hay gente en foros especializados que tiene amplios conocimientos sobre el tema; mucho más que yo. Pero procuro difundir y hacerme eco de las cosas que más puedan interesar, no ya a los ‘treneros’, sino a otros muchos que nunca antes habían pensado que el mundo del tren pudiera ser tan entretenido.

Agradezco de todo corazón a todos los que os habéis suscrito a este blog (383 usuarios reciben el pots nada más salir publicado), a los foreros que me ‘aguantan’; de forma especial a aquellos que participan en los foros de trenes, a los ‘followers’ de “Soy amigo del tren” y de otros mundos del facebook y a quienes hacen posible (y animan) a que Treneando siga creciendo. Con esa intención, seguiré escribiendo cada día. A todos gracias, de corazón.

Treneando llega al millón de visitas

Un millón de amigos. A algunos os conozco en persona, a otros por vuestros comentarios y críticas y correcciones (¿por qué no admitir que en ocasiones cometo errores y hay quien me los hace ver con corrección y respeto?), aunque la mayoría ni tan siquiera me permite saber su nombre. No importa. Estáis ahí. Lo siento cada día. Y sois los que me permitís seguir a pie de obra, informando y entreteniendo (al menos eso es lo que pretendo).

Este primer millón de visitas (lo digo porque tengo vocación de seguir) me obliga a esforzarme más, a buscar cosas interesantes, a profundizar en los ya sabidos y a matizar otros que se hacen noticia en el día a día. Todo con el fin de no dejaros indiferentes. Pero siempre con ánimo constructivo y, sobre todo, divulgativo. Son veintinueve meses escribiendo a diario. Pemitidme, por tanto, que celebre este cifra y que haga hoy un poco de ombliguismo.

Treneando nació en enero de 2009 con vocación de ser universal. Y lo que comenzó como una simple prueba mecánica (me tocó probar la plataforma de wordpress y ver sus posibilidades) ha acabado convirtiéndose en un placer diario. Reconozco que, en ocasiones, también es tortuoso seguir la estela que deja el ferrocarril. Hay gente en foros especializados que tiene amplios conocimientos sobre el tema; mucho más que yo. Pero procuro difundir y hacerme eco de las cosas que más puedan interesar, no ya a los ‘treneros’, sino a otros muchos que nunca antes habían pensado que el mundo del tren pudiera ser tan entretenido.

Agradezco de todo corazón a todos los que os habéis suscrito a este blog (260 usuarios reciben el pots nada más salir publicado), a los foreros que me ‘aguantan’, de forma especial a aquellos que participan en railwaymania y forotrenes, a los ‘followers’ de “Soy amigo del tren” y a quienes hacen posible (y animan) a que Treneando siga creciendo. Con esa intención, seguiré escribiendo cada día. Gracias