Archivo diario: abril 28, 2012

El Transcantábrico se echa hoy a las vías para recorrer casi mil kilómetros en su ruta turística

“Un crucero sobre raíles”. Ya son veintinueve años sobre las vías. El Transcantábrico Clásico, considerado una de las ofertas de turismo ferroviario más importantes del mundo, comienza hoy la nueva temporada de viajes que unen León con Santiago de Compostela. El tren atraviesa Castilla y León, País Vasco, Cantabria y Asturias; unos mil kilómetros de recorrido, que combina monte, costa y discurre por 360 kilómetros de montaña. El estudio de reservas de la compañía prevé ya una demanda de en torno a dos mil personas para la nueva temporada que se inicia en León y que dura hasta el próximo 1 de diciembre.

Los primeros pasajeros del año parten desde Bilbao hacia Santiago de Compostela. El tren cubrirá el trayecto León-Bilbao y Bilbao-Santiago de Compostela en ocho días y siete noches y su precio por persona alcanza los 2.600 euros en compartimento doble, las mismas tarifas de la temporada anterior, como ha recordado el director de Trenes Turísticos, José Antonio Rodríguez. A bordo de este exclusivo convoy, sus pasajeros descubrirán los paisajes, pueblos y ciudades del norte de España por los que atraviesa, siempre acompañados de un autobús que viajará en paralelo para poder transportarlos a lugares de interés como museos, iglesias, pueblos de interés o parajes pictóricos.

El Transcantábrico no podrá entrar en la capital leonesa debido a que lo impiden las obras del nuevo proyecto tranviario, por lo que el tren estacionará en la estación de San Feliz de Torío de Feve y después un autobús trasladará a los turistas para que se alojen en el hostal de San Marcos. A una velocidad de crucero de 50 kilómetros por hora, los pasajeros partirán desde San Feliz a las localidades leonesas de Matallana, Boñar y Cistierna antes de adentrarse en la provincia palentina, donde harán una pausa para visitar monumentos emblemáticos del románico palentino en Carrión de los Condes y Frómista.

El tren continuará por el norte de la provincia de Burgos para llegar a Bilbao, desde donde tras una pausa más acentuada continuarán por Santillana del Mar, Cabezón de la Sal, Llanes, Picos de Europa, Covadonga, Cangas de Onís, Ribadesella, Oviedo y Gijón. De ahí pasará a Galicia por Luarca, hasta Ribadeo, pasando por la Costa da Morte y Ferrol, para llegar finalmente a Santiago de Compostela. En la capital gallega, nuevos pasajeros tomarán el tren para realizar el mismo recorrido a la inversa hasta llegar a León.

Las comidas y cenas serán habitualmente fuera del tren, en distintos restaurantes “para mostrar la gastronomía local”, aunque algunos servicios se ofrecerán a bordo porque “comer en el tren es un placer que todos los clientes demandan”, ha precisado Rodríguez. Por las noches el convoy se detendrá en las estaciones “para que los pasajeros tengan un buen descanso”, y por la mañana se pondrá en marcha de nuevo durante los ocho días que dura este exclusivo viaje.