Archivo diario: mayo 3, 2011

La crisis deja en vía muerta las locomotoras ‘Mikado’ y la ‘inglesa 7766′ de León

La crisis golpea con dureza. Y el rigor de la recesión afecta, y muy seriamente, a las actividades ferroviarias. La Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril (Alaf) ha anunciado que se ve obligada a suspender todos sus trenes previstos para esta temporada “por falta de medios económicos y la escasa cantidad de dinero existente en caja”. El parón se hará visible en los servicios especiales y charter Gijón y Monforte, más dos por determinar y un quinto que habrían contratado un centenar de turistas ingleses y que no se ha podido ofrecer. Tampoco los viajes a Astorga y Veguellina, ni el de Toral de los Vados son posibles. En el caso de que todo siguiera por el mismo cauce, también corre peligro el tren de los Reyes.

La mayor parte de estos viajes se realiza con las joyas ferroviarias de la asociación. ‘La inglesa’ – locomotora 7766 – y la Mikado 141-F-2346, ambas cedidas por la Fundación Española de Ferrocarriles y propiedad de Renfe y Adif, que deben superar la revisión ‘tipo R’. La exploración obliga al desmontaje, casi pieza a pieza, de las máquinas para su supervisión antes de volver a ensamblarlas. La operación, que se debe afrontar cada 16 años, tiene un coste que ronda los 38.000 euros. Alaf no puede emprender el registro por falta de fondos.

Los coches de viajeros permanecen apartados en el entorno de la antigua estación porque también precisan una revisión oficial para poder salir a la vía y que es preciso acometer también cada dieciséis años. Los socios tampoco se sienten con ánimos ni fondos para desembolsar los 35.000 euros que cuesta, en este de caso, el servicio en los talleres de Renfe. Sostienen, sin embargo, que podrían realizarse los cargos del registro, a menor coste, si éste se reailzara en los Talleres Celada, que se han especializado en este material y que ya ha acometido grandes trabajos en trenes históricos.

Los problemas comienzan a afectar seriamente al trabajo de la asociación. Los turistas ingleses que alquilan el tren León-Astorga ha dirigido sus pasos a otros países, en vista de la inactividad de la máquina leonesa. “Es especialmente doloroso que León pierda la asiduidad de este grupo de entusiastas británicos”. ‘La inglesa 7766’ no puede moverse de los talleres y los coches tampoco y el Ayuntamiento del Toral se ha visto obligado a prescindir del tren de León, explican desde Alaf, que hasta ahora siempre había contado con la disposición y colaboración del municipio leonés. “Todos los trenes para los socios y demás leoneses han sido anulados para este verano”.

Los Amigos del Ferrocarril denuncian que tampoco se les permite pasar a los talleres donde realizaban sin coste alguno un mantenimiento que “ahora nadie está haciendo”.

“La revisión sería una carga de trabajo para León, donde hemos dado a Renfe en permisos, maquinistas y seguros 90.000 euros en tres años y sin ayudas ni subvenciones de nadie”, señalan desde la Asociación. Por eso piden que sean Renfe y Adif, propietarios del material cedido, quienes afronten un coste “para 16 años” que creen que se amortiza en muy poco tiempo.

La ‘ Mikado 141-F-2346′ fue una de las últimas locomotoras fabricadas por la compañía ‘La Maquinista Terrestre y Marítima'; construida en sus factorias de Barcelona con mano de otra y maquinaría totalmente española. Llegaron a circular más de 200 locomotoras de este tipo por nuestro país.

Entregada a Renfe en 1957, ha prestado servicio durante unos 17 años y ha recorrido cerca de 600.000 kilómetros a lo largo del país, arrastranto tanto trenes de pasajeros como de marcancias. Depositada en Zamora para su desguace, fue rescatada por el Ayuntamiento de Monforte de Lemos (Lugo), para ser exhibida con motivo del Centenario de la Línea Palencia-La Coruña. Gracias al empeño de la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril (ALAF) se logró su recuperación para el servicio, y el día 2 de febrero de 1994 fue trasladada a León para dicho fin.

La ‘inglesa’ , como se conoce a las locomotoras de la serie 7700 en argot ferroviario, es el único modelo de locomotora eléctrica inglesa que ha circulado por la red nacional. Llegó a España entre octubre de 1953 y 1959 por el Puerto de Musel . Fueron adjudicadas a The English Electric Co. LTD. II, que trabajó la parte eléctrica, mientras que la mecánica correspondió a Vulcan Foundry. Este proyecto dio lugar a la 7700, único modelo de locomotora eléctrica inglesa que ha circulado por la red nacional española. Este modelo se fabricó además para Brasil y la India.

Todas las locomotoras de la serie fueron asignadas a los depósitos de León y Oviedo, para el transporte de viajeros y mercancías por los duros puertos de Pajares y Brañuelas. Las ‘inglesas’ fueron dadas de baja para el servicio comercial en León, el 17 de junio de 1994, tras cuarenta años de duro trabajo. Una vez que dejaron de recorrer las vías españolas fueron reservadas gracias a la mediación de la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril, así como otras locomotoras localizadas en Madrid, Zaragoza y Gijón (fuera de funcionamiento), cuyo mantenimiento también se realiza en León por socios de dicha asociación.

La Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril nació como tal el 1 de febrero de 1992 en la capital leonesa, gracias a la inquietud de un grupo de empleados y jubilados de Renfe. Sus objetivos abarcan todo lo relacionado con el tren: desde elmodelismo, hasta la rehabilitación y mantenimiento de material ferroviario. Esta asociación esta abierta a todos los aficionados al ferrocarril.

Alaf comenzó su actividad con el modelismo, construyendo modelos de trenes, para posteriormente mostrarlos. La recuperación de la locomotora Mikado es, hasta el momento, el logro más importante de la asociación. Durante este tiempo, Alaf ha sabido despertar el interés de instituciones y empresas, promoviendo esta idea hasta su consecución.

(Imagen Jorge