Nueva York declara la guerra a las ratas del metro


‘Marditos roedores’. La ‘Gran Manzana’ también tiene sus ‘gusano’s. Aunque sean de cuatro patas, roan todo lo que se abre a su paso y sean prolíficos hasta la extenuación. Nueva York declara la guerra a las ratas que pueblan el metro de la ciudad desde que de éste se inaugurara hace ya más de cien años, después de descubrir que no viven en los túneles de los trenes sino en las propias estaciones. Una guerra internacional que ya han declarado otros países, pero con resultados muy desiguales.

Y ahora lo intenta Nueva York. “Me siento muy optimista sobre la posibilidad de que podamos controlar las ratas del metro. Nunca llegaremos a cero, pero sí podemos lograr que se conviertan en algo ocasional, en lugar de habitual”, ha asegurado Robert Corrigan, del Departamento de Salud de Nueva York.

Las autoridades locales acaban de difundir los resultados iniciales de un estudio que se ha realizado durante los dos últimos años para determinar exactamente dónde viven y qué costumbres tienen. La investigación se ha desarrollado en los túneles de 18 estaciones de metro de la zona sur de Manhattan. Y la conclusión es demoledora: cerca de la mitad de las líneas son “un imán para las ratas”, porque están llenas de basura y de agujeros ideales que les sirven de cobijo.

Aunque las autoridades no han querido identificar de qué estaciones se trata, tampoco ha sorprendido a los neoyorquinos, acostumbrados a ver ratas paseándose por las vías por las que circulan los trenes del suburbano e incluso por los parques de la ciudad, especialmente por las noches cuando llega el buen tiempo.

“Es un mito lo de que todas las estaciones del metro de Nueva York tienden a tener ratas”, ha apuntado Corrigan ante el Consejo de Salud de la ciudad. “Si no hay comida, no hay ratas, es así de simple”, concluye y apuesta por limpiar más a menudo las estaciones. También se considera recomendable sellar las puertas de las salas donde se guardan las bolsas de basura a la espera de ser retiradas, ya que es donde más acuden los roedores en busca de alimentos.

La estrategia para combatir la presencia de estos animales, que tanta repugnancia despiertan entre los ciudadanos, consiste básicamente en poner trampas con cebos en las vías, pese a que, según lo descubierto en este estudio, las ratas no viven ahí. Métodos que requieren grandes inversiones y atraen aún más a los roedores, al tiempo que los trenes terminan destrozándolas y desperdigando los cebos por los túneles.

El estudio ha desvelado que no es cierta la popular creencia de que las ratas viven en grandes poblaciones en los túneles del sistema de transporte, escondidas a muchos metros bajo tierra, sino que en realidad viven dentro de las propias estaciones, en sus paredes, y salen a través de sus grietas para buscar comida. Por ello, tampoco funciona la estrategia de electrificar los rieles ni ninguna otra que se haya probado hasta el momento, según recuerda ‘The New York Times‘, que ha pedido a sus lectores que envíen fotos tomadas en el metro de la ‘Gran Manzana’ donde se ve cómo campan a sus anchas las ratas. “Los viajeros insisten en comer, beber y tirar basura en las estaciones, dejando migajas y restos que, a ojos de una rata, son una clara invitación a sentirse como en casa”, resume el diario.

(Fuente El Correo. Imagen Frank Franklin II/Associated Press)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s